Actualizado 14/01/2022 17:23 CET

Nuevo protocolo COVID en las aulas: Contactos estrechos de infantil y primaria no harán cuarentena

Varios niños juegan en el recreo.
Varios niños juegan en el recreo. - Isabel Infantes - Europa Press

El alumnado y profesorado con síntomas no debe acudir al centro

No se harán rastreos dentro del aula y los centros no tendrán que enviar los listados de contactos estrechos

PALMA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los alumnos de educación infantil y primaria no tendrán que hacer cuarentena si son contactos estrechos, independientemente del número de positivos en la clase, ni se realizará ninguna prueba diagnóstica de criba, excepto en casos de inmunosupresión, entre algunas de las novedades que Educación ha trasladado a los centros de Baleares dado el escenario actual de alta circulación viral.

En el caso del alumnado de 12 años o más, tendrán que hacer cuarentena aquellas personas --estudiantes, docentes u otro personal-- que, sin haber pasado la enfermedad los 180 días anteriores, no tengan la pauta completa de vacunación, así como las personas con inmunosupresión.

Según ha explicado el Govern en nota de prensa, el informe que ha remitido la Conselleria de Educación y Formación Profesional a los centros explica también que, ante sospecha o confirmación de casos COVID,  el alumnado, profesorado u otro personal de los centros con síntomas respiratorios compatibles, independientemente de su estado de vacunación o de haber pasado la enfermedad, tiene que consultar con su equipo sanitario si precisa una valoración.

Además, no debe acudir al centro educativo hasta que tenga un resultado negativo de una prueba diagnóstica, finalice el periodo de aislamiento mínimo de siete días después de un resultado positivo o tenga una resolución clínica si el diagnóstico es diferente a la COVID-19.

Por otro lado, han recordado que, en los casos confirmados asintomáticos, el aislamiento será de siete días desde el resultado positivo y que no es necesario realizar una prueba diagnóstica para levantar el aislamiento. En este sentido, el centro educativo no podrá exigir ningún justificante de prueba diagnóstica para acceder al centro.

LAS FAMILIAS TIENEN QUE COMUNICAR EL POSITIVO

Las familias tienen que comunicar al centro educativo si su hijo es positivo por COVID-19 o hay sospecha que lo pueda ser. Seguidamente, el centro informará al resto de familias del grupo de la presencia de un caso en la clase y les indicará que el alumnado tiene que acudir con normalidad al centro, que durante los diez días posteriores a la exposición tienen que extremar las precauciones, que deben reducir en la medida de lo posible las interacciones sociales y que deben usar de manera constante la mascarilla.

Cuando en un periodo igual o inferior a siete días coexistan cinco casos o más en un grupo o se dé una afectación del 20 por ciento o más del alumnado si el número de alumnos del grupo es inferior a 25, el centro educativo informará de la situación a Educovid.

Éste, junto a la Dirección General de Salud Pública y Participación, valorará las actuaciones que se tienen que seguir. Mientras se decide la estrategia, los alumnos del grupo afectado tienen que acudir al centro y se hará una valoración individual de cada situación.

NO SE HARÁN RASTREOS DENTRO DE UNA CLASE

Como norma general, no se harán rastreos dentro de la clase y los centros no tendrán que enviar los listados de contactos estrechos a Educovid, a excepción de los centros de educación especial.

Únicamente se realizará una prueba diagnóstica a los contactos estrechos vulnerables frente a la enfermedad o que vivan en entornos vulnerables, embarazadas y personas con inmunosupresión, independientemente de su estado de vacunación, siempre que no hayan pasado la enfermedad los 90 días anteriores.

Los centros de educación especial se consideran entornos vulnerables, por lo que sí se llevará a cabo el rastreo de contactos estrechos y los equipos educativos tendrán que enviar los listados a Educovid. Este rastreo y seguimiento de los contactos estrechos escolares se realizará por parte de este servicio. En caso de necesidad de realizar una prueba diagnóstica al grupo, Educovid planificará la gestión de la misma.

835 DOCENTES DE BAJA EN LOS CENTROS EDUCATIVOS DE BALEARES

El conseller de Educación y Formación Profesional, Martí March, ha informado este viernes que actualmente hay 835 docentes de baja en los centros educativos públicos de Baleares (604 en Mallorca, 49 en Menorca, 164 en Ibiza y 18 en Formentera). Esta cifra supone el 5,2 por ciento del profesorado de los centros públicos sobre un total de 16.000.

Asimismo, March ha recordado que está en marcha una comisión coordinadora integrada por las direcciones generales de Personal Docente, Planificación, Ordenación y Centros y el Servicio de Inspección Educativa para hacer un seguimiento próximo de la situación de cada centro.

"Somos conscientes de que estamos ante una situación complicada, como pasa en el resto de la sociedad de Baleares, debido al alto índice de contagios de la nueva variante", ha insistido el conseller.

"Los centros reorganizan sus plantillas para atender el alumnado y, por otro lado, se están enviando docentes del servicio de sustituciones urgentes en los casos valorados como prioritarios", ha añadido.

Actualmente hay un servicio de sustituciones urgentes en infantil y primaria con 90 docentes y a partir de la semana próxima habrá uno específico por ámbitos en secundaria, con 26 docentes. Este servicio se añade al de sustituciones ordinarias habitual.

Por otro lado, según datos aportados por la Conselleria de Salud y Consumo, los positivos acumulados los últimos siete días entre la población de 3 a 16 años son un total de 4.039 (3.267 en Mallorca, 255 en Menorca, 499 en Ibiza y 18 en Formentera). Esta cantidad supone el 3,1 por ciento del alumnado sobre un total de 129.884.

Contador

Para leer más