Publicado 29/03/2019 13:38CET

El Govern invierte 1,6 millones en la prevención, control y seguimiento de plagas y enfermedades en bosques

Bosque de Bellver
GOB - Archivo

PALMA DE MALLORCA, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consell de Govern ha autorizado a la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca a contratar el servicio de prevención, control y seguimiento de las principales plagas y enfermedades de los bosques de Baleares por un valor estimado de 1.674.507,20 euros.

Según ha explicado la portavoz del Govern, Pilar Costa, en rueda de prensa, el contrato incluye el cumplimiento de las obligaciones con la Unión Europea (UE) respecto de los organismos de cuarentena. El periodo de ejecución es de doce meses y prevé 21 actuaciones en total.

De estas, hay 14 relativas a la prevención, el control y el seguimiento de las siguientes plagas: la procesionaria del pino (Thaumetopoea pytiocampa), el gorgojo del roble (Cerambyx cerdo), la lagarta peluda (Lymantria dispar), los perforadores del pino (Tomicus destruens, Orthomicus erosus y Monochamus galloprovincialis) y la oruga barrenadora de las palmeras (Paysandisia archon).

El contrato prevé, además, cinco actuaciones de control de organismos de cuarentena, es decir, organismos que pueden llegar a constituir una plaga de riesgo y que están determinados por la Organización Europea y Mediterránea para la Protección de las Plantas (OEPP).

En este caso, las actuaciones hacen referencia a los siguientes organismos: el hongo causante de la muerte repentina de los robles (Phytophthora ramorum), el hongo que causa el chancro resinoso del pino (Gibberella circinata), el escarabajo de antenas largas (Anoplophora chinensis), la bacteria Erwinia amylovora y el nematodo de la madera del pino (Bursaphelenchus xylophilus).

Finalmente, también se incluye el seguimiento mensual de las 43 parcelas que componen la Red Balear de Evaluación y Seguimiento de Daños en Masas Forestales (22 en Mallorca, diez en Menorca, nueve en Ibiza y dos en Formentera), así como el seguimiento científico de los dispositivos de captura instalados en cada una de estas parcelas.

Estas trampas están colocadas con la intención de incrementar el conocimiento de la fauna de los ecosistemas forestales del archipiélago. Aparte de las actuaciones directas, uno de los objetivos de este contrato pasa por incrementar las acciones y medidas preventivas de bioseguridad.

La insularidad incrementa la vulnerabilidad del territorio respecto de la llegada de especies exóticas y/o plagas forestales. Por ello, se prevé como imprescindible tomar estos tipos de medidas.

No obstante, hay que subrayar que el Govern no dispone de las competencias relativas al control y decomiso de material vegetal en puertos y aeropuertos, que se encuentra en manos del Estado.

Para leer más