Más de 200 jóvenes con discapacidad mental realizan actividades de ocio en las cuatro Escuelas de Verano de Amadiba

Actualizado 04/08/2008 19:40:32 CET

Un total de 44 profesionales y 100 voluntarios se encargan de que los jóvenes puedan ir a la playa o realizar actividades deportivas

PALMA DE MALLORCA, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Más de 200 jóvenes con discapacidad intelectual realizan diferentes actividades de ocio en las cuatro Escuelas de Verano de Palma, Inca, Llucmajor y Santa Margalida impulsadas por la Asociación de Madres de Discapacitados de Baleares (Amadiba) en las que trabajan 44 profesionales de atención directa, seis coordinadores y un centenar de voluntarios.

Precisamente, el presidente del Govern, Francesc Antich, visitó esta mañana la Escuela de Verano de Amadiba en Palma, en la que se atienden a 121 personas con edades a partir del año y medio, y donde expresó su apoyo a esta entidad, debido a que, según recordó, realiza un trabajo que "las instituciones no hacen"

La presidenta de Amadiba, Elvira Jiménez, aprovechó la visita de Antich para reclamarle una mejora en las instalaciones de la Escuela de Verano de Palma, situada en la calle Perú, número 2, con el fin de adaptar algunas aulas a las diferentes actividades que se llevan a cabo con los jóvenes discapacitados.

Jiménez consideró que la tercera visita que realiza el presidente del Govern a estas instalaciones demuestra su "sensibilidad" por la atención a las personas con discapacidad intelectual y, por otro lado, recordó que Amadiba fue creada hace 14 años, con el fin de dar respuesta a las "necesidades de las familias con hijos con discapacidad, quienes tienen derecho a tener ocio".

Así, la responsable del Servicio de Ocio de Amadiba, Natalia López, informó de que actualmente, un total de 200 familias se ven beneficiadas con estas Escuelas de Verano y remarcó que no solamente son de Mallorca, sino que también hay usuarios de otras islas y de la península.

"El ocio es un derecho para las personas en general y, principalmente, para aquéllas que tienen algún tipo de discapacidad, sobre todo, intelectual por la dificultad que ello conlleva", aseveró, al tiempo que destacó que Amadiba ofrece un servicio de ocio dirigido a individuos con alta dependencia que "necesitan el apoyo de tres o cuatro personas como mínimo para poder desarrollar cualquier actividad".

"DISFRUTAR DEL MEJOR VERANO POSIBLE"

López subrayó que el principal objetivo de estas escuelas, financiadas a través de convenios con instituciones públicas y privadas y con las cuotas de las familias, es que los jóvenes discapacitados "disfruten del mejor verano posible" y que las familias puedan conciliar su vida familiar y laboral, así como el cuidado de otros hijos.

Pese a que las familias deben pagar unas cuotas "mínimas", recalcó que "bajo ningún concepto un chico con discapacidad va a dejar de disfrutar de actividades de verano por un motivo económico" y, por ello, recordó que Amadiba suscribió un convenio con el Ayuntamiento de Palma para poner en marcha un sistema de becas destinadas a las familias con "dificultades".

Además, destacó que las Escuelas de Verano atienden a todas las familias que han solicitado este servicio, de forma que no existen listas de espera. Por otro lado, agregó que Amadiba también ofrece servicios complementarios, como una guardería desde las 07.30 horas y transporte comarcal para trasladar a los jóvenes a una de las cuatro Escuelas de Verano.

López informó de que cada año, se incrementa el número de familias que solicitan los servicios de Amadiba y detalló que cada vez son "más jóvenes" y con niños muy pequeños, de hasta sólo dos meses. Sin embargo, indicó que por el momento, esta entidad sólo atiende a menores a partir de un año y medio de edad, hasta adultos de más de 65 años, aunque no descartó ampliar este servicio a niños más pequeños en un futuro.

UNA BOLSA DE 100 VOLUNTARIOS

La responsable del Servicio de Ocio destacó que además del personal de limpieza, comedor, catering, transporte y acompañantes, las Escuelas de Verano cuentan con una bolsa de 100 voluntarios que permiten poder llevar a los jóvenes discapacitados a la playa, así como realizar con ellos actividades deportivas, como vela y jugar al golf adaptado, e ir a tomar un helado y usar los recursos comunitarios.

López resaltó la importancia de los voluntarios, ya que, según recordó, Amadiba atiende a personas con "altísima dependencia" y, en este sentido, indicó que para salir a la calle "necesitamos muchas manos, ya que también tenemos a chicos con conductas desadaptadas y, por tanto, necesitamos mucho apoyo a la hora de realizar las actividades".

Finalmente, Antich recordó que en la legislatura pasada, el Congreso de los Diputados aprobó la Ley de Dependencia y, en esta línea, recordó que en Baleares ya se han presentado 10.000 solicitudes para acceder a las ayudas económicas contempladas en esta normativa. Además, insistió en que su intención es que en 2009 se acaben las listas de espera para que todos los ciudadanos con algún tipo de dependencia puedan recibir la atención que requieren.