Actualizado 08/05/2008 18:31 CET

Palma se adapta a la Ley de Memoria Histórica y cambia el nombre de 68 calles con menciones al franquismo

PALMA DE MALLORCA, 8 May. (EUROPA PRESS) - -

El Ayuntamiento de Palma ha firmado hoy un decreto de alcaldía por el cual se cambia el nombre de un total de 141 de calles, plazas y parques de la ciudad, de las que 68 corresponden a vías públicas con referencias a la exaltación militar, la Guerra Civil y la represión de la Dictadura.

De esta forma, el Consistorio palmesano dará cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica que obliga a los Consistorios a retirar los símbolos -escudos, insignias, placas y otros objetos- con menciones conmemorativas franquistas.

Así lo explicó hoy en rueda de prensa la alcaldesa, Aina Calvo, que compareció junto al regidor de Función Pública y Población, José Hila, y la regidora de Cultura, Fernanda Ramón, en la que presentaron el cambio de denominación de las calles de la ciudad, "velando por su adecuación "a la lengua, cultura y valores democráticos", apuntó la responsable de Cultura.

Para tal efecto, según explicó Ramón, se ha creado una Comisión especial para la toponimia de Palma que ha sido la encargada de proponer los nuevos nombres, atendiendo a la nomenglatura popular tradicional y a elementos culturales autóctonos. A tal efecto, se ha procedido a sustituir la Plaza Caudillo por la Plaza de Son Castelló, o la calle Licinio de la Fuente por la Plaza de La Indioteria.

Asimismo, también se ha apostado por los nombres de mujeres, dado que en la actualidad tan solo 23 calles de las 2.400 vías de Palma figuran con nomenglatura femenina (un 2 por ciento), afirmó la regidora de Cultura.

De este modo, la calle Alférez González Moro pasará a denominarse calle Margarita Retuerto y la calle Cabo Martorell Roca como calle Margaluz, con lo que se incrementará el porcentaje de vías con nombres de mujeres al 4 por ciento del total.

NOTIFICACIONES

En los próximos meses el Consistorio procederá al cambio de las plazas de las calles y se informará en cada domicilio afectados de la variación de nomenglatura, informó Hila.

A partir de ese momento, cada ciudadano deberá realizar los trámites de cambio de dirección en aquellos aspectos que afectan a cada persona -banco, compañías de seguros, etc.-, mientras que será el propio Ayuntamiento el que lo notifique a correos y las grandes compañías de electricidad, teléfono, agua, entre otras.

Por su parte, Calvo defendió unos cambios que, a pesar de que generarán "molestias a los palmesanos", les permitirá disfrutar de unas vías públicas que se ajustan a valores "democráticos y de concordia", apuntó.