Publicado 03/06/2020 10:38:05 +02:00CET

La red de electrocardiografía del IbSalut incorpora una alerta para detectar alteraciones de riesgo

Un electrocardiograma anómalo.
Un electrocardiograma anómalo. - CAIB

PALMA DE MALLORCA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La red autonómica de electrocardiografía digital del Servicio de Salud (IbSalut) ha incorporado una nueva alerta que permite identificar rápidamente alteraciones en el electrocardiograma que pueden suponer un riesgo.

Según ha informado la Conselleria de Salud y Consumo en una nota de prensa, el sistema se comenzó a implantar hace 15 días.

Esta alerta salta cuando se produce un cambio importante en el electrocardiograma, que puede ser consecuencia de la propia evolución de una patología cardíaca o también derivar del uso de medicamentos con efectos proarrítmicos -como los administrados para la depresión o determinados fármacos utilizados para tratar el COVID-19-.

El sistema de alertas notifica de manera automática esta situación de riesgo basándose en la evolución de un parámetro del electrocardiograma llamado intervalo de QT. La longitud de la onda de este intervalo y sus alteraciones es el que determina la situación de riesgo, y lo que hace saltar la alarma, basándose en los parámetros estándar y en la historia clínica de cada paciente.

El proyecto de la red autonómica de electrocardiografía digital (Radelec) permite que cualquier electrocardiograma que se haga en Baleares pueda ser valorado por cualquier profesional y desde cualquier centro sanitario. Así, se pueden recuperar y comparar electrónicamente los datos de esta prueba básica e imprescindible en la valoración de las enfermedades del corazón.

Actualmente, la red está trabajando en la integración total, con el acceso directo desde la historia clínica. Esto ya es posible en las áreas de Atención Primaria de Mallorca (Sector sanitario de Llevant), Atención Primaria de Menorca, Hospital de Manacor y Hospital Son Llàtzer.

Además, el repositorio ya dispone de 750.000 electrocardiogramas y ya se ha recuperado el histórico de más de diez años de las áreas integradas (más de 400.000 electrocardiogramas).

La red se inició en 2018 y se financia en un 50 por ciento por el Fondo de Desarrollo Regional Europeo (Feder).

Para leer más