Actualizado 03/05/2007 19:51 CET

La sociedad concesionaria del Palacio de Congresos estima 75.000 usuarios para el primer año y el doble al cabo de cinco

El coste del proyecto asciende a 75 millones de euros

PALMA DE MALLORCA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Unos 75.000 usuarios utilizarán las instalaciones del futuro Palacio de Congresos de Palma en su primer año de actividad, una cifra que SE duplicará al cabo de cinco ejercicios, cuando el complejo funcione a pleno rendimiento, según las previsiones de la sociedad concesionaria 'Centre de Congressos Internacional de Palma'.

El director general de la entidad, Ignacio Jiménez, ofreció estos datos durante la presentación oficial de la sociedad --integrada por las cinco empresas concesionarias (Barceló, Globalia, Sampol, Iberostar y Acciona)--, a la que asistieron la principales personalidades políticas y del sector turístico de las islas, entre ellos el presidente del Govern, Jaume Matas, y la alcaldesa de Palma, Catalina Cirer.

Durante el evento también se conoció el coste previsto para la construcción del proyecto, 75 millones de euros, que se financiarán mediante la implicación de Sa Nostra, Banca March, CajaMadrid, CAM y BBVA. Asimismo, se alumbraron las previsiones de ocupación del hotel anexo al Palacio, un 50 por ciento el primer año y un 70 por ciento a partir del quinto año de actividad.

Con respecto a la fecha de inicio de las obras, Jiménez aseguró que la entidad 'Centre de Congressos Internacional de Palma' está preparada para comenzar con los trabajos en cuanto se formalicen los trámites administrativos pendientes, como la firma del contrato de concesión y la del acta de replanteo. De hecho, según apuntó, ya han dado comienzo los trabajos sobre el terreno previos a las obras.

Entre los objetivos del Palacio se encuentra el de contribuir a la desestacionalización del turismo en las islas. Las previsiones de actividad, basadas en los comportamientos del mercado del turismo de negocios, arrojan unos picos de ocupación en los meses de abril, mayo y junio, además de septiembre, octubre y noviembre, lo que complementaría la tradicional temporada alta de julio y agosto. "Aunque el Palacio no generará un volumen de visitas comparable al turismo de sol y playa, si comportará más ingresos", aseguró.

En este sentido, al realizar su intervención, Matas se refirió al Palacio de Congresos como el "buque insignia de la desestacionalización" de la oferta turística y subrayó la necesidad de continuar avanzando en este camino, con proyectos que favorezcan la diversificación, "como el nuevo hangar de mantenimiento aeronáutico de Air Europa en Son Sant Joan y el recinto ferial de Palma junto al aeropuerto", señaló el presidente.

EL HOTEL SOSTENDRÁ EL COMPLEJO EN LOS PRIMEROS AÑOS

En las previsiones de ingresos realizadas por la sociedad concesionaria, se augura que en el cuarto año de funcionamiento, los beneficios ingresados por la actividad del hotel supondrán un 47 por ciento del tota, por encima del Palacio (38 por ciento) y muy por delante del aparcamiento (7 por ciento), centro comercial (6 por ciento) y del área de restauración (2 por ciento).

Los ingresos del Palacio irán incrementándose, según lo previsto, hasta alcanzar el 49 por ciento del total para el año 43 de funcionamiento. El hotel supondrá un 43 por ciento, el centro comercial un 4 por ciento, el aparcamiento un 3 por ciento y el área de restauración un 1 por ciento.

La alcaldesa de la capital subrayó en su discurso el "prestigio indiscutible" de las cinco empresas componentes de la sociedad concesionaria (Barceló 50%, Globalia 20%, Sampol 15%, Iberostar 10% y Acciona 5%) y valoró muy positivamente el hecho de que el 95 por ciento del capital de la UTE adjudicataria esté en manos de empresas mallorquinas. "Son compañías que conocen bien el terreno en el que deberán trabajar y y el tipo de turismo que necesitamos", indicó.

"Con este proyecto se abre un futuro esperanzador hacia el turismo de congresos, con la capacidad de creación de empleo y de dinamización del tejido económico de la ciudad", apuntó. En este mismo sentido, Jiménez señaló que esta situación "pone de relieve el tremendo músculo empresarial que hay en las islas".

REPARTO DE TAREAS

Con respecto a las fases de desarrollo, durante la fase de construcción, la dirección facultativa corresponderá al arquitecto responsable del proyecto, Francisco Mangado. La construcción del complejo será labor de Acciona, uno de los socios con experiencia demostrada en obras de gran magnitud.

El project management, encargado de velar por el cumplimiento de los estándares de calidad, costes y plazos de ejecución del proyecto, estará a cargo de la UTE Barceló&Sampol, con un 75% y 25%, respectivamente. Finalmente, la sociedad Palau de Congressos de Palma, S.A. asumirá la inspección y el control de las obras con el fin de velar por el estricto cumplimiento de las bases del concurso público.

Durante la fase de explotación, la gestión operativa del Palau de Congressos estará a cargo de la UTE GIS, Halcón Viajes y Barceló Viajes, con amplia capacidad comercial y experiencia operativa, mientras que la gestión del hotel estará encomendada a Barceló e Iberostar. El mantenimiento general de las instalaciones será responsabilidad de Sampol, con lo que se completan las distintas áreas operativas del complejo.

El conjunto de las cinco empresas que componen la sociedad 'Centre de Congressos Internacional de Palma' presenta un volumen global de negocio de 13.500 millones de euros en 2006, 86.756 empleados, presencia internacional en más de 50 países, 1.737 agencias de viajes, 263 hoteles gestionados e instalaciones CCI, 49 centros actualmente gestionados.

CRISTAL, PIEDRA NATURAL Y ALUMINIO MARINO

Jiménez explicó que el proyecto desarrollado por Francisco Mangado es un edificio inspirado en el mar y en la luz del Mediterráneo que tendrá su ubicación en la Fachada marítima de la Bahía de Palma. Los materiales que se utilizarán para su construcción serán el cristal, la piedra natural y el aluminio marino con proyección de arena.

El interior, diáfano, amplio y polivalente estará compuesto por diferentes espacios que se gestionarán y explotarán de una manera independiente, siendo transformables y adaptables a las necesidades de cada evento. La sala de exposiciones, de 12 metros de altura, ocupa tres niveles del edificio y está diseñada para albergar toda clase de exposiciones.

La sala de congresos principal ha sido concebida como un gran auditorio, con la posibilidad de organizar conciertos, representaciones y espectáculos para 2.000 personas. La sala menor es la segunda sala de congresos, con capacidad para 440 personas. El restaurante se ubica como un gran mirador, en la tercera planta, con 500 metros cuadrados de superficie, y dispone además de una terraza de 700 metros cuadrados sobrevolando el mar.