(AMP) Pastor defiende la privatización parcial de Aena, posible porque el PP ha "dado la vuelta" a sus cuentas

Publicado 11/02/2015 10:30:01CET

Insiste en que la empresa seguirá siendo pública

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha vuelto a defender la privatización parcial de Aena, que este miércoles dará un nuevo paso con su salida a Bolsa, y ha asegurado que la operación ha sido posible porque el PP ha "dado la vuelta" a las cuentas del gestor aeroportuario que, en todo caso, seguirá siendo público.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, el portavoz socialista de Fomento, Juan Luis Gordo, ha afirmado que la "auténtica hoja de ruta" del Ejecutivo es privatizar hasta un 60% de Aena, tal y como aprobó el Consejo Consultivo de Privatizaciones, lo que "pondrá en peligro la movilidad de los españoles, la cohesión social y la vertebración territorial del país". "¿Qué pretende el Gobierno con la privatización de Aena?", ha preguntado.

Pastor, por su parte, ha afirmado que lo que ha conseguido su Ministerio es "lo que el Gobierno socialista fue incapaz de hacer", aunque lo intentó, en 2010, cuando la entonces vicepresidenta del Gobierno Elena Salgado defendía que la entrada de un 49% de operadores privados en Aena traería "más transparencia, más eficacia y más competencia".

SIN DESPILFARRAR.

Y si ahora es posible llevar a cabo esta operación, ha continuado, es porque el PP ha "dado la vuelta" a las cuentas de la compañía, que el PSOE dejó "al borde de la quiebra", con "una caja de -500 millones de euros" y pagando las nóminas con cargo a la cuenta de proveedores.

"Lo que hemos hecho es sanear Aena, darle la vuelta a las cuentas lamentables que tenía y no volver a hacer lo que ustedes. Está muy bien tener buenos aeropuertos pero no hacer terminales faraónicas despilfarrando el dinero de todos los españoles", ha espetado, afirmando que si los fondos propios de la compañía "no llegaban" a 300 millones de euros con el PSOE, hoy se elevan a más de 19.700 millones. "Eso es lo que hace el PP cuando Gobierno", ha apostillado.

Por eso, a juicio de Pastor, el problema que tienen los socialistas con la operación de venta pública (OPV) de Aena es que les molesta que "haya habido una demanda altísima" de acciones a 58 euros la unidad y que 90.000 inversores hayan reclamado entrar en el proceso. "Dice que (le entregamos la empresa) a los amigos, muchos debemos de tener", ha ironizado.

Finalmente, la ministra ha hecho hincapié en que el gestor aeroportuario "seguirá siendo público" porque la entrada de capital privado sólo afectará al 49% de la empresa. "No falte usted a la verdad. Aena seguirá siendo una empresa pública con servidores públicos", ha zanjado.

LA "REGALARÁN" A LOS "AMIGUETES".

Sin embargo, Juan Luis Gordo ha insistido en que la pretensión del Gobierno es "regalar" a sus "amiguetes" a costa de "despilfarrar lo público", ya que la intención es repartir el 50% de los beneficios en dividendos --más de 320 millones de euros-- con una rentabilidad "muy por encima de al del mercado".

Además, ha reprochado a la titular de Fomento que utilice la "herencia recibida de los socialistas" en materia de capacidad de absorción de nuevos pasajeros o bajas necesidades de inversión como "fortalezas" de Aena resultado del "milagro de la gestión 'popular'" para vender la compañía, a pesar de que son características que "desprecia día a día".

Gordo también ha rechazado que esta operación se parezca en nada a la que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero inició en 2010, cuando sólo se pretendía crear dos "filiales instrumentales" de Aena para gestionar los aeropuertos de Barajas y El Prat "con la participación de las comunidades autónomas y los agentes económicos y sociales", pero nunca buscó la privatización de la compañía, que de hecho el PSOE "revertirá a la situación de hoy" cuando vuelva a tener mayoría parlamentaria.

Finalmente, el responsable socialista ha pedido a Pastor que acuda al Congreso a dar explicaciones sobre la venta "por higiene democrática" y le ha exigido que deje de utilizar Aena como "un cortijo" propio.