Actualizado 07/12/2014 06:43

ACNUR asegura que las guerras en Irak y Siria han dejado más de trece millones de desplazados

GINEBRA, 11 Nov. (Reuters/EP) -

Unos 13,6 millones de personas, el equivalente a toda la población de Londres, se han convertido en desplazados como consecuencias de las guerras que se libran en Irak y Siria, según las estimaciones del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El director de ACNUR para Oriente Próximo y Norte de África, Amin Awad, ha advertido de que el mundo se está volviendo cada vez más insensible frente a las necesidades de los refugiados y desplazados. "Ahora cuando hablamos de un millón de personas desplazadas en dos meses o 500.000 durante una noche, el mundo simplemente no responde", ha afirmado, en declaraciones a la prensa en Ginebra.

La cifra de 13,6 millones de desplazados incluye los 7,2 millones de desplazados dentro de Siria, un claro aumento frente a la estimación anterior de 6,5 millones de personas, así como 3,3 millones de refugiados de este país, 1,9 millones de desplazados en Irak y 190.000 refugiados de esa nación.

La gran mayoría de los refugiados sirios han huido a Líbano, Jordania, Irak y Turquía, lo que, según Awad, debería "avergonzar" a otros países que no brindan el mismo apoyo a las familias sirias. "Otros países del mundo, especialmente los europeos y otros, deberían abrir sus fronteras y compartir la carga", ha afirmado ACNUR, en un comunicado.

La agencia de Naciones Unidas todavía no ha logrado recaudar los 58,5 millones de dólares para ayudar a unas 990.000 personas a pasar el invierno con ropa de invierno y materiales para protegerse. Debido a la escasez de fondos, ACNUR está dando prioridad a la ayuda a las personas que se encuentran refugiadas en altitudes mayores y a los más vulnerables, como es el caso de los recién nacidos.

Awad ha asegurado que Rusia y China, que deberían haber aceptado alguna acción para poner freno a la guerra en Siria desde el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, están a la cola de donantes y deberían contribuir con más fondos.

"Políticamente, no pueden ser indiferentes, por lo que la ayuda humanitaria es un imperativo y tiene que ponerse en primer plano si no hay un acuerdo político. Tienen que contribuir de una forma u otra, como hacen otros", ha afirmado.

Más información