ACNUR teme por los civiles "atrapados" por la violencia en el este de República Democrática del Congo

Actualizado 29/11/2019 21:30:26 CET
A woman holds her daughter in front of an Ebola treatment center (ETC) in Katwa, near Butembo, in the Democratic Republic of Congo
A woman holds her daughter in front of an Ebola treatment center (ETC) in Katwa, near Butembo, in the Democratic Republic of Congo - REUTERS/ZOHRA BENSEMRA

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha expresado este viernes su preocupación por la creciente violencia en el este de República Democrática del Congo y, en particular, en la zona de Beni, donde ya habrían muerto más de un centenar de personas desde principios de mes.

La inestabilidad ha limitado el acceso a la zona, donde las fuerzas leales al Gobierno congoleño han lanzado una operación contra los milicianos de las Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF). "Los grupos armados han atacado a civiles y desplazados, matando a decenas de personas", ha denunciado un portavoz de ACNUR, Charlie Yaxley.

Además, la violencia ha generado "miles" de nuevos desplazados, "la gran mayoría de ellos mujeres y niños". ACNUR ha confirmado la llegada de parte de estas personas a la ciudad de Beni, en cuyo interior y alrededores habría ya 275.000 desplazados.

Yaxley ha admitido que la información de lo que ocurre en la región es "difícil de verificar", pero, por las "alarmantes" informaciones que llegan, ACNUR sospecha que "hay personas atrapadas y bajo amenaza de grupos armados". "Los secuestros y los ataques contra escuelas, centros médicos y comunidades indígenas también están aumentando", ha advertido el portavoz.

La agencia internacional ha lanzado un llamamiento "urgente" para pacificar la zona y que las organizaciones humanitarias puedan acceder de forma "inmediata" a la población amenazada por la violencia. ACNUR ya trabaja para brindar ayuda a los desplazados en Beni y sus alrededores, así como para tener una imagen clara de lo que está ocurriendo.

Yaxley ha subrayado la especial vulnerabilidad de los niños, "muchos de los cuales han perdido a sus padres y han llegado sin compañía". "El reclutamiento forzado por parte de grupos armados es una amenaza real", ha añadido este portavoz, que teme también por las situaciones de violencia, abuso y explotación que puedan sufrir las mujeres en un contexto tan volátil.

Asimismo, el portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Hervé Verhossel, ha señalado que la inseguridad ha provocado que el organismo haya suspendido temporalmente la entrega de ayuda.

"Eso significa que miles de personas no recibirán asistencia alimentaria en los próximos días", ha explicado, antes de citar entre las causas que la seguridad de su personal y el de sus socios no está garantizada y las dificultades de acceso a las zonas afectadas.

400.000 AFECTADOS POR LAS LLUVIAS

Por su parte, la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) ha cifrado en 400.000 las personas afectadas por las recientes lluvias torrenciales en RDC, la mayoría de ellas a lo largo del río Ubangi (noroeste).

"La OCHA ha desplegado personal en las áreas inundadas a lo largo del río Ubangi para apoyar a las autoridades locales en la coordinación de la respuesta", ha señalado el portavoz de la agencia, Jens Laerke.

"Las evaluaciones iniciales indican que las personas necesitan refugio de emergencia y agua limpia como prioridad", ha agregado. Las inundaciones son las peores que registra el país en los últimos 25 años.

Alrededor de 40 personas murieron a principios de esta semana a causa de las lluvias y los deslizamientos de tierra en la capital, Kinshasa, mientras que más de 32.000 casas y 142 escuelas y centros de salud han sufrido daños en el norte y el sur de Ubangi, según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

"Los puntos de suministro de agua y las letrinas se han dañado y el acceso al agua potable, la higiene y el saneamiento es muy limitado. El riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, especialmente el cólera, está aumentando debido al desbordamiento de las letrinas y las malas condiciones de higiene", ha sostenido la portavoz del organismo, Marixie Mercado.

Ante la situación, UNICEF envió suministros de emergencia por aire a Zongo y Libenge. "Estamos enviando una segunda ronda de suministros a ambas provincias ahora. Y también hemos desplegado expertos en agua y saneamiento", ha recalcado Mercado.

La crisis en RDC se ve recrudecida por los brotes de ébola, cólera y sarampión. Hasta el 10 de noviembre se habían registrado 25.818 casos de cólera, incluidos 457 muertos, mientras que más de 5.000 personas han muerto a causa del sarampión, más del 90 por ciento de ellas niños menores de cinco años.

Contador