Actualizado 24/01/2015 20:23 CET

Una activista egipcia muere en una manifestación en El Cairo por el aniversario de la revuelta popular de 2011

Activistas del partido SPAP durante una protesta en El Cairo
REUTERS

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La activista egipcia Shaimaa el Sabag ha muerto en las protestas que se han organizado este sábado en El Cairo coincidiendo con el aniversario de las revueltas populares que derrocaron al expresidente Hosni Mubarak en 2011.

Según el diario 'Al Ahram', las fuerzas de seguridad egipcias han disparado perdigones a quemarropa causándole la muerte a la activista, que se manifestaba junto a varias decenas de personas. El ministerio de Sanidad ha confirmado el fallecimiento de El Sabag.

En un comunicado el Ministerio ha negado en un principio que la Policía disparara contra los manifestantes, aunque reconoce que "una activista fue herida y trasladada a un hospital cercano, donde ha muerto". El Ministerio ha cargado contra la manifestación y ha sugerido que "grupos terroristas" se habrían infiltrado con la intención de provocar choques violentos.

Varias manifestaciones han estallado esta semana en las principales ciudades egipcias en el marco del aniversario de la revuelta popular que tras 18 días depuso a Mubarak, presidente de Egipto durante 30 años.

Activistas pro Derechos Humanos denuncian la instauración de leyes que restringen el derecho a manifestarse y que suponen un retroceso con respecto a las libertades ganadas con el derrocamiento de Mubarak en 2011.

Por su parte, el Gobierno egipcio defiende su compromiso democrático. Como jefe del Ejército, Abdelfattá al Sisi derrocó al presidente Mohammed Mursi tras las protestas masivas en contra de su gobierno, y posteriormente fue elegido presidente de Egipto en unas elecciones marcadas por la prohibición de los Hermanos Musulmanes.

Desde entonces, islamistas y activistas liberales, incluyendo a muchos que apoyaron la destitución de Mursi, han sido encarcelados, muchos de ellos por participar en pequeñas protestas. El presidente Al Sisi aseguró esta semana que la ciudadanía tiene derecho a protestar, pero advirtió de los daños en la economía que pueden provocar las manifestaciones.