Activistas creen que la Policía filipina encubrió los asesinatos de 14 civiles como un asalto antiterrorista

Filipinas.- Incautan un cargamento con cerca de 300 kilos de metanfetamina en el
REUTERS / ROMEO RANOCO - Archivo
Publicado 31/03/2019 12:30:26CET

MANILA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Activistas pro Derechos Humanos de Filipinas sospechan que la Policía del país enmascaró las ejecuciones de 14 agricultores como si fueran "rebeldes comunistas" para cumplir las cuotas que les impone el Gobierno en el marco de la lucha contra las drogas y el terrorismo que está liderando su presidente, Rodrigo Duterte, acusado de abusos contra la población.

El aalto, liderado por la Policía con el respaldo de los militares, tuvo lugar esta pasada medianoche en la localidad de Negros Oriental el pasado sábado. Según la Policía Nacional Filipina, catorce terroristas murieron durante el subsiguiente tiroteo.

"La Policía no usa la fuerza si sus vidas no corren peligro", zanjó después el portavoz de la Policía, Bernard Banac, durante una entrevista con la emisora DWIZ. En la operación, los agentes dijeron haberse incautado de pistolas, granadas y fusiles de asalto.

Sin embargo, los activistas de la Alianza del Norte de Negros por los Derechos Humanos asegura que la Policía "atacó a agricultores normales y corrientes a quienes acabó designando como simpatizantes o combatientes de grupos rebeldes", dada "la presión que tienen encima para cumplir con sus cuotas" de detenidos o neutralizados.

Las negociaciones entre Manila y los rebeldes comunistas están ahora mismo paralizadas, dentro de un proceso de paz intermitente desde hace 30 años, al que el presidente Duterte dio carpetazo ante nuevos ataques rebeldes y disputas sobre los impuestos para la región.

El partido de izquierdas Nación ha pedido una investigación sobre una operación "que ocurrió en plena medianoche y en la que todas las víctimas, si es que alguien se lo cree, fueron acusadas de responder a tiros a la Policía".

Contador

Para leer más