El acuerdo de paz en Sudán del Sur no ha acabado con la violencia sexual

Mujeres en Sudán del Sur
REUTERS / DENIS DUMO - Archivo
Publicado 15/02/2019 14:20:01CET

Las mujeres se sienten resignadas: "No hay escapatoria, nos violan a todas"

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El acuerdo de paz firmado el pasado septiembre entre el Gobierno de Sudán del Sur y los principales grupos rebeldes en el país no ha traído consigo el fin de la violencia sexual contra las mujeres, al menos en el norte del país, donde la ONU ha constatado la violación de más de 130 mujeres y niñas en los últimos tres meses de 2018.

Aunque los ataques contra civiles se han reducido significativamente desde que el acuerdo de paz fue suscrito el 12 de septiembre, la violencia sexual endémica vinculada al conflicto no ha remitido en el estado de Unidad, en el norte, han denunciado la Oficina de Derechos Humanos de la ONU y la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) en un informe conjunto.

En concreto, han contabilizado la violación de al menos 134 mujeres y niñas, algunas de tan solo 8 años, así como otros tipos de violencia sexual y física en otros 41 casos entre septiembre y diciembre del año pasado, si bien consideran que "el nivel actual de violencia sexual es probablemente considerablemente superior".

Esta violencia sexual se ha cometido en un contexto de "impunidad generalizada, que ha contribuido a la normalización de la violencia contra las mujeres y las niñas", denuncia el informe.

Casi el 90 por ciento de las víctimas fueron violadas por más de un hombre y con frecuencia durante varias horas. Entre las víctimas figuran tanto mujeres embarazadas como lactantes, habiéndose constatado un caso en el que cinco mujeres, cuatro de ellas embarazadas, fueron violadas en grupo el 17 de diciembre en Lang.

Además de ser violadas, las víctimas han contado que sus agresores las golpearon violentamente con las culatas de fusiles, con palos y con cables si intentaban resistirse o después de la violación.

Por otra parte, el informe ha constatado un cierto nivel de premeditación entre los violadores. Así, una superviviente ha contado que ella y sus amigas fueron violadas en tres ocasiones separadas y que con cada ataque, el número de agresores aumentó de forma significativa.

La mayoría de los ataques documentados en el informe fueron obra de jóvenes milicianos y de miembros de la facción partidaria de Taban Deng en el Ejército de Liberación de Sudán del Sur en Oposición (SPLA-IO), así como de las Fuerzas de Defensa Popular de Sudán del Sur (SSPDF). Algunos de los ataques fueron obra de miembros de la principal facción rebelde del SPLA-IO vinculada al expresidente Riek Machar.

FACTORES QUE CONTRIBUYEN AL AUMENTO DE LAS VIOLACIONES

La investigación de la ONU ha hallado algunos factores que han contribuido al aumento de la violencia sexual en la zona, entre ellos el que gran cantidad de combatientes estén en modo de espera mientras se ponen en marcha las disposiciones del acuerdo de paz, la presencia de muchos jóvenes armados, y la falta de rendición de cuentas por los casos de violencia sexual anteriores tanto a nivel individual y de mando.

Entre las mujeres y las niñas víctimas, muchas de las cuales se ven obligadas a caminar grandes distancias para buscar comida, agua y leña, la ONU ha constatado un "sentimiento de resignación" y una cierta normalización respecto al riesgo de ser objeto de violencia sexual.

"Las mujeres no tenemos otra opción", ha contado a la ONU una superviviente de 30 años. "No tenemos alternativa. Si vamos por la carretera principal, nos violan. Si vamos por el bosque, nos violan. Me violaron junto a otras en la misma zona repetidamente en tres ocasiones", ha precisado.

Según ha contado, evitaron la carretera tras escuchar "historias horribles de mujeres y niñas que eran atrapadas al pasar y violadas, pero nos ocurrió lo mismo". "No hay escapatoria, nos violan a todas", ha lamentado.

SIGUEN LLEGANDO DENUNCIAS

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha denunciado que han seguido recibiendo informaciones de violaciones, incluidas grupales, en Unidad "desde principios de este año".

"La volatilidad de la situación en Sudán del Sur combinada con la falta de rendición de cuentas por violaciones y abusos cometidos en Unidad, probablemente lleva a los actores armados a creer que pueden salir impunes de violaciones y otras formas horribles de violencia sexual", ha lamentado.

Así las cosas, Bachelet ha instado al Gobierno sursudanés a que adopte "medidas adecuadas, incluidas las contempladas en el acuerdo de paz, para proteger a las mujeres y las niñas" además de investigar de forma exhaustiva e inmediata las denuncias y hacer que los autores rindan cuentas en "juicios justos".

Para leer más