Actualizado 16/07/2021 13:20 CET

Afganistán acusa a Pakistán de emitir una "advertencia" a sus operaciones contra los talibán en la frontera

Archivo - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, en el palacio presidencial
Archivo - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, en el palacio presidencial - PRESIDENCIA DE AFGANISTÁN - Archivo

Islamabad niega estas afirmaciones y dice que Kabul tiene derecho a actuar en territorio afgano

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Las autoridades de Afganistán han acusado a Pakistán de emitir una "advertencia oficial" a Kabul sobre sus planes para lanzar operaciones contra los talibán en un importante paso fronterizo tomado recientemente por los insurgentes, lo que ha sido rechazado desde Islamabad.

"La Fuerza Aérea de Pakistán ha emitido una advertencia oficial al Ejército y la Fuerza Aérea afgana sobre que todo movimiento para expulsar a los talibán de Spin Boldak será enfrentado y repelido por la Fuerza Aérea paquistaní", ha manifestado el vicepresidente primero afgano, Amrulá Salé.

Salé ha destacado a través de su cuenta en la red social Twitter que "la Fuerza Aérea paquistaní está ahora dando un apoyo aéreo cercano a los talibán en algunas zonas" y ha agregado que está dispuesto a "compartir pruebas" sobre las advertencias emitidas por Islamabad.

"Aviones afganos a distancia de hasta diez kilómetros de Spin Boldak han recibido advertencia de que se alejen o se enfrente a misiles tierra-aire", ha recalcado. "Afganistán es demasiado grande como para ser tragado", ha advertido Salé.

En respuesta, el Ministerio de Exteriores paquistaní ha argüido que "Pakistán respondió positivamente al derecho del Gobierno afgano a actuar en su territorio" a pesar de que "las operaciones muy cercanas a la frontera generalmente no tienen lugar debido a las normas, estándares y procedimientos internacionalmente aceptado".

"Pakistán tomó las medidas necesarias en su territorio pasa proteger a sus tropas y población", ha señalado, antes de incidir en que "la Fuerza Aérea de Pakistán nunca comunicó nada a la Fuerza Aérea de Afganistán". "Estas afirmaciones socavan los esfuerzos sinceros de Pakistán para jugar su papel en una solución encabezada y propiedad de afganos", ha resaltado.

Asimismo, ha reseñado que posteriormente "rescató" a 40 miembros de las fuerzas de seguridad afganas que huyeron a través de la frontera con Pakistán y los entregó de vuelta "con respeto y dignidad". "Seguimos comprometidos con la paz en Afganistán y seguiremos actuando en este sentido, a pesar de los detractores", ha agregado.

"Sin embargo, es importante que en este momento crítico, todas las energías estén centradas en lograr un acuerdo político exhaustivo, de base amplia e inclusivo en Afganistán", ha remachado el Ministerio de Exteriores paquistaní a través de un comunicado publicado en su página web.

Salé ha recurrido nuevamente a Twitter para responder al comunicado paquistaní y ha subrayado que "durante 20 años, Pakistán negó la existencia de la Shura de Quetta o la presencia de los líderes terroristas talibán en su territorio".

"Los que están familiarizados con este patrón, ya sean afganos o extranjeros, saben exactamente que emitir un comunicado con un desmentido es un párrafo ya escrito", ha dicho Salé, en referencia a los apoyos recibidos en el pasado por los insurgentes desde las estructuras paquistaníes.

Los talibán afirmaron el miércoles haberse hecho con el control del paso fronterizo entre Spin Boldak y Chaman, el segundo más importante en la frontera entre ambos países, tras lo que han circulado vídeos en redes sociales en los que ve la bandera del grupo indeando en el puesto.

JAN RECHAZA LAS CRÍTICAS DE GHANI

Por otra parte, el primer ministro de Pakistán, Imran Jan, ha rechazado las críticas vertidas por el presidente afgano, Ashraf Ghani, y ha pedido a Kabul que considere a Islamabad como "un socio de paz" en lugar de acusarlo del repunte de los combates, según ha recogido la cadena de televisión paquistaní Geo TV.

"Culpar a Pakistán de lo que está pasando en Afganistán es extremadamente injusto. La paz en Afganistán es nuestra mayor prioridad", ha valorado, después de que Ghani acusara a Pakistán de permitir el paso de 10.000 combatientes talibán a través de la frontera.

Así, ha argüido que "Pakistán es el último país que vaya a pensar en apoyar revueltas en Afganistán" y ha dicho que Islamabad seguirá apoyando un "acuerdo negociado políticamente", antes de explicar que el conflicto en el país vecino ha dejado 70.000 víctimas y una gran inestabilidad económica en territorio paquistaní.

"¿Por qué escucharían los talibán a Pakistán en un momento en el que logran victorias tras la retirada de tropas (extranjeras)?", se ha preguntado Jan, quien ha recordado que el país acoge a tres millones de refugiados afganos que han huido del país a causa del conflicto.

Afganistán se ha visto sumido en un aumento de la violencia durante los últimos meses, en los que los talibán han logrado importantes avances territoriales, en medio del proceso de retirada de las tropas internacionales, lo que ha generado preocupación en la comunidad internacional ante la aparente incapacidad de las fuerzas de seguridad para hacer frente a los insurgentes.

En este contexto, los talibán aseguraron el viernes que controlan el 85 por ciento del territorio de Afganistán, horas después de tomar dos importantes pasos fronterizos con Irán y Turkmenistán, en la zona noroccidental del país, si bien las autoridades sostienen que se trata de una exageración como parte de su campaña de propaganda.

AUMENTO DE LA AYUDA

Por su parte, el coordinador humanitario de Naciones Unidas en Afganistán, Ramiz Alakbarov, pidió el jueves a los países donantes que aumenten su ayuda al país y resaltó que el llamamiento de ayuda por valor de 1.300 millones de dólares (unos 1.100 millones de euros) lanzado a principios de año está financiado al 40 por ciento.

Así, ha manifestado que cerca de 18 millones de afganos, lo que equivale a la mitad de la población, necesita ayuda humanitaria, mientras que un tercio de la población está en situación de desnutrición, incluida la mitad de los niños menores de cinco años, que sufren desnutrición aguda.

"Nuestro plan es entregar ayuda al menos a 15,7 millones de personas y ahora mismo no será posible sin contribuciones adicionales", ha dicho Alakbarov, quien ha alertado de que el deterioro de la situación tiene lugar en medio de la retirada de tropas internacionales del país centroasiático.

Alakbarov ha explicado además que la sequía, la segunda en dos años, y las operaciones militares han desplazado a 270.000 personas desde principios de año, incluidas cerca de 35.000 que se encuentran alojadas en escuelas y edificios públicos en la ciudad de Kunduz y necesitan ayuda, agua e instalaciones sanitarias.

A ello se suma que varios países vecinos, entre ellos Irán, han estado deportando a refugiados afganos, en medio de unos movimientos poblacionales "muy intensos" en las zonas fronterizas con Irán y Pakistán. En este sentido, Alakbarov ha mostrado su preocupación por las "muy difíciles condiciones" que atraviesan mujeres y niñas.

Por último, ha apuntado que, si bien las operaciones humanitarias continúan en la mayoría de los 405 distritos del país, se ha registrado un aumento de las dificultades de acceso y de la violencia, con 25 trabajadores humanitarios asesinados en lo que va de año.

Contador

Para leer más