Ahorcan a un cómplice del ataque mortal contra el Parlamento de India en 2001

Actualizado 09/02/2013 9:31:33 CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Afzal Guru, acusado de urdir un ataque contra el Parlamento de India en 2001 que mató a nueve personas, ha sido ahorcado este sábado después de que el Tribunal Supremo indio le condenara a muerte por su papel en el atentado y su supuesta colaboración con Pakistán, según ha anunciado el secretario del Interior, Raj Kumar Singh. Las fuerzas de seguridad se encuentran en alerta máxima en Cachemira ante posibles represalias.

Guru, que era un vendedor de fruta, ha negado en reiteradas ocasiones los cargos imputados por el Tribunal Supremo indio. Su ahorcamiento en la cárcel de Tihar, a las afueras de la ciudad de Delhi (norte), se ha producido después de que el Supremo y el presidente de India, Pranab Mukherjee, rechazaran su última petición de clemencia.

La ejecución de reos es una práctica inusual en India y a la que las autoridades solo recurrió, en casi una década, el pasado año para condenar al único superviviente del grupo de hombres armados que perpetraron una cadena de atentados en Bombay en 2008 que acabaron con la vida de seis extranjeros.

Como medida preventiva, el Gobierno indio ha impuesto desde primera hora de la mañana el toque de queda en las principales localidades ubicadas cerca de la frontera entre India y Pakistán, en el estado de Cachemira, en vistas a los posibles disturbios que podrían ocasionarse ante la inminente ejecución de Guru. A dicha medida se ha sumado el despliegue de cientos de soldados indios, según Reuters.

Grupos armados que operan en la región de Cachemira han advertido en reiteradas ocasiones de que atacarían en caso de que Guru fuera ejecutado. De hecho, el ministro principal indio-cachemir, Omar Abdulá, ha vaticinado en que el ahorcamiento de Guru podría tener graves repercusiones, según ha informado la cadena india NDTV.

El ataque contra el Parlamento indio fue perpetrado por cinco hombres armados en diciembre de 2001. Un jardinero y ocho policías perdieron la vida antes de que las fuerzas de seguridad indias mataran a los atacantes. Además de Guru, otras dos personas fueron detenidas a raíz del ataque pero fueron absueltas por la falta de pruebas.

India acusó al grupo insurgente cachemir Jaish-e-Mohammed, que ha atentado contra numerosos intereses indios. Esta milicia está prohibido en Pakistán pero Nueva Delhi asegura que goza del apoyo paquistaní. Así pues, Islamabad desmintió cualquier colaboración.

Guru iba a ser ejecutado en 2006 pero una petición de clemencia de su esposa retrasó el proceso, al tiempo que líderes de la oposición han abogado por el aplazamiento de su ahorcamiento y activistas pro Derechos Humanos han pedido su absolución por la ausencia de un juicio justo.