Publicado 25/06/2021 15:46CET

AI advierte que el veto de Rusia en el Consejo de Seguridad pone en riesgo a un millón de personas en Siria

Archivo - Se cumplen 10 años del inicio de la guerra de Siria y los niños siguen siendo los más afectados por el conflicto bélico
Archivo - Se cumplen 10 años del inicio de la guerra de Siria y los niños siguen siendo los más afectados por el conflicto bélico - UNICEF/UN0405702/AKACHA - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional ha advertido este viernes que el veto de Rusia en el Consejo de Seguridad a renovar la autorización para la entrega transfronteriza de ayuda humanitaria de la ONU amenaza con poner en riesgo a más de un millón de personas en el noroeste de Siria, que podrían quedarse "sin alimentos, agua, vacunas contra la COVID-19 y medicamentos que salvan vidas".

El Consejo debe decidir, en las próximas dos semanas, si prorroga la resolución que autoriza el cruce de Bab al Hawa, en la frontera turca, para el envío de ayuda humanitaria, el único paso existente y el último que queda para la ayuda transfronteriza, después de que en 2020 China y Rusia vetaran la apertura de otros dos cruces.

De esta forma, Bab al Hawa es el "único salvavidas que queda para los civiles en el noroeste de Siria, por lo que "cerrarlo tendrá consecuencias humanitarias catastróficas, como hemos visto el año pasado desde el cierre del cruce de al Yarubiyah", ha advertido la investigadora sobre Siria de Amnistía Internacional, Diana Semaan.

En este sentido, no solo han pedido a Rusia que no vete la autorización del paso de Bab al Hawa, sino que ha instado al Consejo a reabrir los cruces de Bab al Salam y Al Yarubiyah, ya que "es vergonzoso que las posturas políticas" en el seno del Consejo "sigan impidiendo la respuesta internacional a una de las peores crisis humanitarias de nuestro tiempo", ha criticado Semaan.

Aunque aún no se ha producido la votación, el pasado 22 de junio, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, insinuó que Moscú bloqueará la renovación de esta autorización para Bab al Hawa al insistir que siguen habiendo otras rutas posibles para la entrega de ayuda humanitaria.

Amnistía ha denunciado que Siria y sus aliados buscan poner fin al mecanismo transfronterizo establecido en 2014 para, en su lugar, pedir que la ayuda se canalice a través de la capital, Damasco, una idea de Semaan ha calificado como "absurda", ya que no solo "sería imposible para el Gobierno igualar la escala de apoyo brindado a través de la frontera, sino que las autoridades son conocidas por bloquear sistemáticamente el acceso humanitario".

De hecho, los trabajadores humanitarios han denunciado que, desde el cierre de al Yarubiyah, ninguna ayuda de la ONU ha llegado a las ciudades de Kobani y Menbij debido a las restricciones gubernamentales.

A este llamamiento también se ha sumado el secretario general de la ONU, António Guterres, que ha pedido al Consejo que apruebe una nueva prórroga, así como el coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, y los principales responsables de las agencias de Naciones Unidas.

El apoyo de la ONU en la región es "insustituible", ya que la organización proporciona el 50 por ciento de la ayuda, que tiene como único canal de entrada al país el cruce de Bab al Hawa. Alrededor de 1,8 millones de personas dependen de la asistencia humanitaria para sobrevivir, según las cifras proporcionadas por Amnistía Internacional.

Contador