AI recuerda a los países de la región que deben brindar protección internacional a los migrantes venezolanos

Publicado 08/05/2019 6:03:42CET
Perú/Venezuela.- Perú deporta a más de 40 migrantes venezolanos con antecedentes penales
REUTERS / MARIANA BAZO - Archivo

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha puesto en marcha la campaña 'Bienvenida Venezuela' como una forma de "reconocer la gravedad de las violaciones de los Derechos Humanos que ocurren a diario" en la nación caribeña y recordar a los países de acogida su obligación de brindarles protección internacional.

"La campaña 'Bienvenida Venezuela' es nuestra forma de reconocer la gravedad de las violaciones de los Derechos Humanos que ocurren a diario en Venezuela y de reiterar nuestro compromiso con las víctimas, tanto dentro como fuera del país", ha dicho la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara Rosas.

Guevara Rosas ha subrayado que los venezolanos "necesitan protección internacional", por lo que "deben poder solicitar la condición de refugiado u otros mecanismos alternativos para la estadía regular sin restricciones y sin demoras, y deben tener acceso a servicios de salud, educación, trabajo y otros servicios públicos sin discriminación".

"En ningún caso deben ser devueltas a Venezuela", ha recalcado la jefa regional de la ONU, instando a los países latinoamericanos a "ser coherentes con sus palabras". Amnistía Internacional ha advertido de que, al ser repatriados, los venezolanos se arriesgan a sufrir violaciones de los Derechos Humanos.

Amnistía Internacional ha alertado además de que "la crisis de Derechos Humanos en Venezuela sigue profundizándose". Según Naciones Unidas, 3,7 millones de venezolanos han salido del país en los últimos años y otros siete millones necesitan asistencia humanitaria dentro de las fronteras venezolanas.

La ONU ha reclamado "medidas inmediatas que aborden las necesidades más urgentes de las personas en Venezuela", indicando que "cualquier medida para abordar la crisis debe ser consistente con las obligaciones internacionales de respetar y proteger los Derechos Humanos y mantener siempre a las víctimas en el centro de las discusiones".

En concreto, ha pedido a los países de la región "apoyar los esfuerzos para garantizar el acceso a la justicia y la rendición de cuentas por la crisis de Derechos Humanos y reconocer el derecho de las personas que huyen de Venezuela en busca de protección internacional".