Actualizado 08/01/2007 19:11 CET

Alemania.- Dos soldados alemanes investigados por posible maltrato de un prisionero en Afganistán

BERLIN, 8 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Rosa Aranda) -

La Fiscalía de la ciudad alemana de Tubinga ha informado hoy de que ha iniciado investigaciones contra dos soldados alemanes que presuntamente maltrataron a un prisionero alemán de origen turco y de religión musulmana que se encontraba en Afganistán.

Los dos miembros militares del comando especial alemán con base en Afganistán son sospechosos de haber lesionado gravemente al prisionero, Murat Kurnaz, de 24 años, quien ha asegurado que le tiraron al suelo y le patearon mientras lo interrogaban en un centro cerca de la localidad afgana de Kandahar, en el año 2002.

Fue el mismo Kurnaz quien identificó a los dos soldados alemanes en unas fotografías. A ellos les acusa de haberlo maltratado y humillado y por este motivo tendrán que enfrentarse a la justicia que podría condenarlos a una pena máxima de 5 años de prisión.

También el Bundestag (Parlamento alemán) investiga el caso, para esclarecer la posible implicación de los servicios secretos alemanes.

Kurnaz fue detenido por mercenarios en Pakistán en 2001, y después vendido a las tropas estadounidenses en Afganistán por un precio de entre 3.000 y 5.000 dólares, según se dedujo de las investigaciones del Parlamento Europeo.

Poco después Kurnaz fue retenido en Guantánamo, en la isla de Cuba, como sospechoso de terrorismo, donde sufrió maltratos. Finalmente, cuatro años después, en agosto de 2006, se produjo su liberación, después de que un juzgado federal estadounidense constatara que no existía evidencia de su culpabilidad y por tanto no había razón suficiente para mantenerlo preso.

La canciller alemana, Angela Merkel, había discutido el caso con su homólogo estadounidense, George W. Bush, y había intercedido por el mismo.

El alemán de origen turco había viajado a Pakistán tras los atentados del Wold Trade Center en Nueva York el 11 de septiembre de 2001, para profundizar en su fe religiosa, según ha reiterado. Kurnaz ha rechazado radicalmente en numerosas ocasiones que se dirigiera a Pakistán con alguna relación con los talibán.