Amnistía acusa a Irán de uso ilegal de la fuerza contra manifestantes pacíficos

Publicado 15/01/2020 15:47:22CET
Estudiantes de la Universidad de Teherán con fotos de los fallecidos en el avión derribado por Irán
Estudiantes de la Universidad de Teherán con fotos de los fallecidos en el avión derribado por Irán - Arash Khamooshi

"Nos están matando lentamente", denuncia una manifestante herida que no ha sido atendida en los hospitales a los que ha acudido

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad iraníes han hecho un uso ilegal de la fuerza contra los manifestantes pacíficos que se concentraron en distintas ciudades de Irán después de que las autoridades reconocieran que habían derribado el avión ucraniano de pasajeros el pasado 8 de enero, según ha denunciado Amnistía Internacional.

La ONG ha revisado imágenes de vídeo, fotos y testimonios de víctimas y testigos de los hechos y ha llegado a la conclusión de que durante las protestas del sábado y el domingo las fuerzas de seguridad emplearon pistolas de aire comprimido con perdigones, empleadas normalmente para caza, así como balas recubiertas de goma, gases lacrimógenos y gas pimienta para dispersar a los manifestantes, además de golpearles con porras, darles puñetazos y patadas y realizar detenciones arbitrarias.

"Es terrible que las fuerzas de seguridad de Irán hayan aplastado violentamente vigilias y protestas pacíficas por personas que reclaman justicia para los 176 pasajeros muertos en el avión y expresan su ira contra el encubrimiento inicial por parte de las autoridades iraníes", ha lamentado el director de investigación para Oriente Próximo de Amnistía, Philip Luther.

"El uso ilegal de la fuerza en las últimas manifestaciones forma parte de un patrón de larga data por parte de las fuerzas de seguridad iraníes", ha denunciado. Entre los efectivos desplegados para contener las protestas, según la ONG, había efectivos de las fuerzas especiales de la Policía, de la fuerza paramilitar Basij y agentes de paisano.

Amnistía Internacional ha revisado y verificado varios vídeos de personas heridas durante la intervención de las fuerzas de seguridad, muchas de ellas por perdigones. Algunos de los heridos que han remitido a la organización fotos de sus lesiones han contado que no buscaron atención hospitalaria por temor a ser arrestados.

En este sentido, la ONG ha precisado que hay una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad e Inteligencia en torno a los hospitales y que se habría intentado trasladar a algunos heridos a hospitales militares. Además, algunos hospitales y clínicas de Teherán han rechazado a heridos ya que si las fuerzas de seguridad se enteraban de que eran manifestantes serían detenidos.

Una testigo en Teherán ha contado que las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos contra el hall de entrada de una estación de metro para impedir que la gente saliera para sumarse a la protesta. "Un miembro de las fuerzas de seguridad me persiguió cuando me vieron grabando la protesta y entonces me dispararon en la pierna con perdigones", ha precisado.

"NOS ESTÁN MATANDO LENTAMENTE"

"La situación en Irán ahora mismo es incluso más dolorosa que la muerte. Nos están matando lentamente, nos están torturando hasta la muerte", ha denunciado la joven, a la que han denegado atención en tres hospitales e incluso una clínica veterinaria. Este martes, un médico de un hospital de Teherán le advirtió de que si los servicios de Inteligencia se enteraban que estaba entre los manifestantes la detendrían.

Amnistía ha recordado que los botes de gases lacrimógenos, como los empleados en la estación de metro de Shademan en Teherán, son indiscriminados y pueden provocar lesiones graves e incluso la muerte, especialmente si se usan en un espacio cerrado. "Solo deberían usarse en una respuesta concreta a actos específicos de violencia y nunca para dispersar a manifestantes pacíficos", ha defendido la organización, "nunca deben usarse en un espacio cerrado".

Además, ha denunciado, "en muchos casos las acciones por parte de las fuerzas de seguridad violaron la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos en virtud del Derecho Internacional".

La ONG dice haber recibido informaciones de decenas de detenidos, entre ellos estudiantes universitarios durante las protestas en distintas ciudades del país, además de la capital. En dos de ellas, Amol y Teherán, las autoridades están negando información a sus familias sobre el paradero de los detenidos, lo que "equivale al delito de desaparición forzada en virtud del Derecho Internacional".

También ha recibido información de al menos un caso de una mujer detenida a la que uno de los agentes obligó a mantener sexo oral mientras que estaba bajo custodia y a la que intentó violar.

"Las fuerzas de seguridad iraníes una vez más han perpetrado un ataque reprensible contra los derechos de los iraníes a concentrarse y expresarse pacíficamente y han recurrido a tácticas ilegales y brutales", ha denunciado Luther.

En este sentido, ha instado a las autoridades iraníes a "cesar la represión con carácter urgente y garantizar que las fuerzas de seguridad ejercen máxima contención y respeto hacia los derechos de los manifestantes". "Los detenidos deben ser protegidos de la tortura y otros malos tratos y todos los que han sido arrestados arbitrariamente deben ser liberados", ha zanjado.

Contador