Amnistía Internacional pide a la ONU una investigación sobre la escalada de violencia en Oriente Próximo

Actualizado: miércoles, 8 julio 2015 22:22

Amnistía Internacional acusa a ambas partes del conflicto de cometer "crímenes de guerra"

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha pedido este viernes a la ONU que coordine una investigación internacional e independiente sobre las violaciones de los Derechos Humanos cometidas durante los ataques aéreos llevados a cabo por los israelíes sobre la Franja de Gaza y durante el lanzamiento indiscriminado de proyectiles por parte de los grupos armados palestinos hacia Israel. A su vez, ha pedido un embargo de armas a Israel, Hamás y otros grupos armados para poder prevenir nuevas violaciones.

"A medida que la violencia se intensifica hay una necesidad cada vez más urgente de que la ONU coordine una investigación internacional e independiente que esclarezca los hechos e investigue las violaciones del Derecho Internacional y de los Derechos Humanos que se están produciendo por ambas partes", ha afirmado el director del programa de AI para Oriente Próximo y el Norte de África, Philip Luther. "Este es el primer paso que es crucial para asegurar que los que han cometidos crímenes de guerra u otras serias violaciones de Derechos Humanos sean declarados responsables y juzgados por ellos", ha añadido.

Desde el comienzo de la operación israelí 'Margen Protector' el pasado 8 de julio, 100 personas ha fallecido en la Franja de Gaza, la mayoría de ellos civiles que no participaban directamente en los ataques. Esta cifra incluye a 24 niños y 16 mujeres. Más de 600 personas han resultado heridas desde el pasado martes y más de 340 casas han sido destrozadas o han quedado reducidas a escombros. En Israel al menos 20 personas han resultado heridas al haber sido alcanzados por los proyectiles lanzados desde Gaza.

"La comunidad internacional no debería de repetir los errores del pasado, simplemente quedándose a un lado y observando las consecuencias devastadoras para los civiles de ambas partes que no consiguen cumplir ni hacer cumplir las leyes. Una rápida intervención de la ONU es necesaria ya que hay vidas que dependen de ello", ha dicho Luther.

AI también ha pedido a todos los países que suspendan inmediatamente el envío de asistencia militar, munición y armamento a ambas partes, para así evitar nuevas violaciones de Derechos Humanos. Este embargo tiene el objetivo de prevenir nuevos ataques y violaciones tanto al Derecho Internacional como a los Derechos Humanos por parte de ambos bandos.

VÍCTIMAS CIVILES

"A menos que las autoridades israelíes puedan aportar información específica sobre si una casa es utilizada para fines militares, el ataque indiscriminado a casas de civiles constituye un crimen de guerra", ha asegurado Luther que se ha referido a los ataques a supuestos 'operativos de Hamás', casas supuestamente utilizadas con fines militares en los que en muchos de los casos no hay evidencias de que sea ese su uso.

En otros casos los civiles han muerto en ataques aéreos perpetrados por el Ejército israelí. En los tres primeros días de la operación militar, al menos 32 civiles murieron en los alrededores de sus viviendas.

Otras casas han sido atacadas usando la técnica de "llamar al tejado", por la que Israel ha disparado un pequeño cohete sobre la vivienda a modo de advertencia. Tras este primer proyectil, ha lanzado otro que destruye la vivienda. En muchos de los casos las familias también han recibido avisos telefónicos por parte del Ejército israelí.

"No existe ninguna forma de justificar que disparar un cohete a una vivienda pueda ser una advertencia efectiva. Amnistía Internacional ha documentado casos previos de civiles que han muerto anteriormente por ataques similares en la Franja de Gaza", ha aseverado Luther.

MÁS DE 600 COHETES

Por otra parte, grupos armados palestinos en la Franja de Gaza han lanzado más de 600 proyectiles de manera indiscriminada hacia territorio israelí, dirigidos a ciudades como Jerusalén, Tel Aviv o Hadera. Estos proyectiles han puesto la vida de miles de personas en riesgo. Un portavoz de Hamás ha declarado que todos los israelíes serían objetivos legítimos.

"Disparar proyectiles de manera indiscriminada, que no pueden ser dirigidos hacia un objetivo militar concreto, es un crimen de guerra, así como también lo es perseguir deliberadamente a civiles", ha asegurado Luther.

"No hay excusa posible que justifique las desprotección de los cilives, incluyendo a los periodistas, médicos, trabajadores humanitarios o instalaciones civiles", ha añadido Luther.

Amnistía Internacional ha hecho un llamamiento, en especial a Israel y Egipto para asegurar que disponen de suministros humanitarios para poder garantizar la asistencia a cualquier persona que lo necesite. Los hospitales en Gaza luchan por atender a los centenares de heridos a pesar de la considerable merma en los suministros, la falta de combustible y los cortes de electricidad.

Leer más acerca de: