Actualizado 18/08/2016 07:18 CET

Amnistía Internacional suspende temporalmente su trabajo en India tras ser acusada de sublevación

NUEVA DELHI, 18 Ago. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Amnistía Internacional ha cerrado de forma temporal sus oficinas y ha pospuesto sus actos en India después de que la organización fuera acusada de sedición por parte de activistas y manifestantes, según ha confirmado una portavoz de la ONG.

Activistas políticos han celebrado manifestaciones contra el grupo en defensa de los Derechos Humanos los últimos dos días, acusándolo de incitar al odio contra el Estado durante un acto que organizó sobre abusos por parte de las fuerzas indias de seguridad en la región de Cachemira.

La Policía ha señalado que está investigando si durante este acto se recurrió a lemas contra el Gobierno, tal y como denunció una organización estudiantil de extrema derecha, Akhil Bharatiya Vidyarthi Parishad, vinculada al gubernamental Bharatiya Janata Party (BJP).

Por su parte, el grupo se ha defendido y ha señalado que estas acusaciones no tienen ningún argumento en que sustentarse, aunque ha reconocido que algunas de las personas que acudieron al mencionado acto, en la ciudad de Bengaluru, sí cantaron lemas pidiendo la independencia de Cachemira.

"Las acusaciones presentadas en esta reclamación no tienen ninguna base", ha señalado Himanshi Matta, portavoz de Amnistía en India. "El acto era un acto de puertas abiertas y la gente podía entrar y salir", ha explicado.

"Están impidiendo que se escuchen las historias de las familias de las víctimas de violaciones de Derechos Humanos en Jammu y Cachemira. Están evitando que las organizaciones de la sociedad civil permitan a esas familias ejercer su derecho constitucional a la Justicia", ha criticado.

Tras las protestas en contra de Amnistía llevadas a cabo martes y miércoles, Matta ha anunciado que la organización cerrará temporalmente su oficina en Delhi, así como otras más pequeñas en Pune, Nueva Delhi y Chenai. Asimismo, ha anunciado la cancelación de un seminario previsto para la próxima semana en Bombay y Nueva Delhi en el que pretendían alertar de la injusticia que sufren los familiares de las víctimas en Cachemira.

VIOLENCIA EN CACHEMIRA

La parte india de Cachemira ha registrado violentas protestas desde el pasado 8 de julio, cuando las fuerzas de seguridad abatieron a un comandante del grupo islamista Hizbul Muyahidin, con base en Pakistán, que gozaba de un amplio apoyo en esta región de mayoría musulmana.

Cachemira también ha registrado un incremento de la violencia en torno al Día de la Independencia en India, que se celebró el lunes, cuando el primer ministro indio, Narendra Modi, dijo que el país no se plegará al terrorismo y acusó a su vecino y archienemigo Pakistán de glorificarlo.

Al menos 64 personas han muerto y miles más han resultado heridas en los 39 días de protestas, mientras que escuelas, tiendas, bancos y oficinas permanecen cerrados en buena parte de Cachemira mientras las fuerzas paramilitares patrullan carreteras, zonas residenciales y mezquitas.