AMPL.- Jordania/EEUU.- Obama y Abdalá II hacen frente común contra Siria y reiteran su apoyo a los refugiados

Actualizado 23/03/2013 3:30:01 CET

Obama advierte del peligro de que Siria se convierta en un enclave para islamistas radicales tras la caída de Al Assad

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el rey Abdalá II de Jordania han hecho un frente común contra Siria y han reiterado el compromiso de sus respectivos gobiernos con los miles de refugiados sirios que han huido del conflicto en su país.

Obama ha aterrizado en Amán tras visitar Israel y Cisjordania, en el marco de su primera gira por Oriente Próximo como presidente. Una pomposa ceremonia en el palacio real jordano sirvió para dar la bienvenida oficial al mandatario norteamericano, que ve en Abdalá II un aliado clave frente al régimen sirio.

El conflicto que vive Siria desde hace dos años y que, según la ONU, ya ha costado la vida a unas 70.000 personas, ha centrado el encuentro entre Obama y el monarca de Jordania.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión, Obama ha advertido del peligro de que Siria se convierta en un refugio seguro para los islamistas radicales tras la caída del Gobierno de Bashar al Assad.

"Estoy muy preocupado por el hecho de que Siria se pueda convertir en un enclave para el extremismo, ya que los extremistas conllevan el caos", ha apuntado. "No tienen mucho que ofrecer a la hora de construir cosas, pero son muy buenos a la hora de explotar las situaciones que no funcionan. Rellenan los huecos", ha dicho.

"Algo se ha roto en Siria y no va a volver a unirse perfectamente de forma inmediata, incluso si Al Assad se va. Sin embargo, podemos iniciar el proceso avanzando en una dirección mejor y teniendo una oposición cohesionada crítica con ello", ha valorado, según ha recogido el diario británico 'The Guardian'.

El principal temor expresado por Occidente ante la opción de armas a los rebeldes es que acaben en manos de grupos extremistas como el Frente al Nusra, que cuenta en la actualidad con una gran potencia de fuego.

El Frente al Nusra --incluido por Washington en su lista de organizaciones terroristas por sus lazos con Al Qaeda-- nació en 2011, al calor de las protestas contra el presidente sirio y se manifestó por primera vez el 23 de enero de 2012 a través de un comunicado del que entonces era su líder, Abu Mohamed al Julani, en el que hizo un llamamiento a la "guerra santa" contra el Gobierno sirio.

El grupo está liderado desde diciembre por el jordano Mustafá Abdelatif Salé, cuñado del fallecido jefe y fundador de Al Qaeda en Irak (AQI), Abu Musab Zarqawi, que murió en 2006 en un ataque ejecutado por un avión estadounidense.

CRÍTICAS DE AL JATIB

Preguntado sobre la no intervención militar estadounidense en el país, que ha sido reclamada por varios sectores de la oposición, Obama ha valorado que "es justo decir que Washington se encuentra a menudo en una situación en la que, si interviene militarmente, es criticado, y si no lo hace, la gente pregunta por qué".

El viernes, el líder de la Coalición Nacional de Fuerzas Opositoras y de la Revolución Siria (CNFORS), Moaz al Jatib, criticó implícitamente a Estados Unidos por no responder al uso de armas químicas en el país árabe después de haber asegurado que dicha situación sería una 'línea roja'.

"Los líderes de algunos países dijeron que el uso de armas químicas son una 'línea roja'. Ahora esas armas se han usado. ¿Qué están haciendo ahora?", se ha preguntado durante una conferencia ofrecida en la Fundación para la Investigación Política, Económica y Social (SETA), en Ankara.

El Gobierno sirio y los rebeldes se han acusado mutuamente de haber perpetrado un ataque con armas químicas el martes en la localidad de Jan al Assal, a ocho kilómetros al suroeste de la ciudad de Aleppo (capital de la provincia del mismo norte, en el norte), que habría causado al menos 26 muertos, incluidos diez civiles y 16 militares.

En respuesta, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, anunció el jueves que el organismo internacional realizará una investigación sobre el presunto uso de armas químicas en Siria. En este sentido, Obama ha dicho que esperará a la publicación del informe para posicionarse sobre la situación.

Obama ha advertido de que, en el actual escenario bélico, la dimisión de Al Assad es la única opción. "No es una cuestión de si debe hacerlo, sino de cuándo", ha destacado el presidente de Estados Unidos, "confiado" en que finalmente el dirigente sirio ceda.

En este sentido, ha solicitado a la comunidad internacional que ayude a crear una alternativa "creíble" a Al Assad impulsando a la oposición. "No podemos hacerlo solos, y el resultado no va a ser ideal", ha indicado.

"Incluso si llevamos a cabo nuestra ayuda, nuestra coordinación y nuestro plan con un apoyo sin trabas, la situación en Siria va a ser difícil", ha manifestado.

"Hemos trabajado diligentemente, en cooperación con la comunidad internacional, para ayudar a organizar y movilizar a una oposición política creíble, ya que, en su ausencia, sería imposible una transición a un gobierno más pacífico, representativo y legítimo", ha añadido Obama.

AYUDA A REFUGIADOS

El presidente de Estados Unidos se ha comprometido a negociar con el Congreso el envío de 200 millones de dólares (154 millones de euros) adicionales a Jordania para respaldar a Amán frente al problema que supone el gran número de refugiados presentes en el país.

Este dinero permitiría mejorar la asistencia a los refugiados llegados de Siria, unos 460.000. Esta cifra, en constante ascenso, ya equivale a una décima parte de la población jordana y las autoridades temen que pueda duplicarse antes de finales de año.

Pese al "reto" que representa esta asistencia, Abdalá II se ha comprometido a no cerrar las fronteras a los sirios, si bien nunca ha ocultado que necesita el máximo apoyo posible para hacer frente a la crisis en la frontera.

En este sentido, el monarca jordano ha destacado que el país "acoge con diferencia el mayor número de refugiados sirios", al tiempo que ha apuntado que "el problema es que la presencia de los mismos ha derivado en una crisis humanitaria".

"¿Cómo vas a mandar de vuelta a mujeres, niños y heridos? Es algo que no podemos hacer, no es la forma jordana de actuar. Históricamente, hemos abierto nuestros brazos a nuestros vecinos. Es un desafío al que no podemos volver la espalda", ha dicho.

"Desafortunadamente, desde ese punto de vista, los refugiados van a seguir viniendo a Jordania y nosotros vamos a seguir cuidando de ellos dentro de nuestras posibilidades", ha remachado Abdalá II.