El Picasso hallado en Rumanía es una falsificación parte de una campaña de publicidad

Cuadros robados en el museo de Roterdam
REUTERS
Actualizado 19/11/2018 14:41:37 CET

BUCAREST, 18 Nov. (Reuters/EP) -

El cuadro de Picasso robado en 2012 en el museo Kunsthal de Róterdam y recientemente hallado en Rumanía ha resultado ser una falsificación, según ha sido revelado este lunes por la mujer que lo localizó, que ha hablado de una campaña de publicidad.

Una compañía de teatro belga ha engañado a la escritora Mira Feticu, que escribió un libro sobre el robo del cuadro 'Tête d'Arlequin' ('Cabeza de Arlequín'), para hacerle creer que iba a localizar el cuadro verdadero.

Sin embargo, Feticu ha desvelado en declaraciones al portal rumano de noticias Mediafax que el cuadro "es falso" y que la compañía BERLIN le ha comunicado a través de un correo electrónico que "era parte de un proyecto de arte que promueve a Picasso" y que el cuadro fue pintado por el falsificador Geert Jan Jansen.

Jan Jansen pasó décadas haciendo falsificaciones y vendiéndolas como Picassos, Klimts y Appels originales antes de ser detenido en 1994. Feticu ha señalado que, si bien está decepcionada por el hecho de que 'Tête d'Arlequin' sea falso, escribirá un libro sobre su aventura.

BERLIN ha indicado en su página web que empezó a trabajar hace dos años en un proyecto llamado 'Copia Verdadera' sobre Jan Jansen. "Parte de esta 'performance' fue preparada en silencio durante los últimos meses con la idea de traer de vuelta 'Tête d'Arlequin'", ha señalado.

"BERLIN desea por el momento abstenerse de cualquier comentario porque quiere hablar con Feticu y Frank Westerman, que descubrieron la pintura el sábado. Estaremos de vuelta con más detalles sobre el asunto en los próximos días", ha zanjado.

El robo del cuadro tuvo lugar en 2012 y en el mismo fueron sustraídas obras de Picasso, Monet, Matisse y otros artistas. Un total de cuatro hombres de nacionalidad rumana han sido encarcelados, pero siete obras no han sido halladas.

Pese a que el líder de los delincuentes y sus cómplices fueron condenados por el robo en 2013, ninguna de las obras de arte había sido recuperada y los expertos rumanos temían que al menos tres habían sido quemadas con la intención de destruir pruebas.

Las otras obras robadas eran 'La Liseuse en Blanc et Jaune' ('Mujer leyendo en blanco y amarillo') de Matisse, 'Waterloo Bridge, London' y 'Charing Cross Bridge, London' ('Puente de Charing Cross, Londres') de Monet, 'Femme devant une fenêtre ouverte' ('Mujer delante de una ventana abierta') de Gauguin, 'Autoportrait' ('Autorretrato') de Meijer De Haan y 'Woman with Eyes Closed' ('Mujer con los ojos cerrados') de Lucian Freud.