Actualizado 08/02/2016 22:39 CET

Arabia Saudí asegura que hay una "discusión" sobre el envío de tropas terrestres a Siria

WASHINGTON, 8 Feb. (Reuters/EP) -

Arabia Saudí ha revelado este lunes que hay una "discusión" en el seno de la coalición internacional liderada por Estados Unidos sobre el envío de tropas terrestres a Siria para luchar contra el Estado Islámico, al tiempo que ha reiterado su disposición a participar en el despliegue.

"Hay una discusión en relación a un contingente de fuerzas terrestres o un contingente de fuerzas especiales para operar en Siria", ha dicho el ministro de Exteriores saudí, Adel al Jubeir, tras reunirse con su homólogo estadounidense, John Kerry, en Washington.

Al Jubeir ha reiterado que, tal y como anunció la semana pasada el portavoz militar Ahmed Asseri, Arabia Saudí "está dispuesto a proporcionar fuerzas especiales para este tipo de operaciones", si es que finalmente se ponen en marcha.

Asseri sostuvo que para ganar la batalla contra el Estado Islámico es necesario combinar los ataques aéreos con operaciones terrestres. "Las operaciones aéreas no son la solución ideal, debe haber una mezcla de operaciones aéreas y terrestres", indicó en declaraciones a Al Arabiya.

El embajador de Bahréin en Londres, Seij Fawaz bin Mohamed al Jalifa, afirmó poco después que su Gobierno podría enviar efectivos de combate a Siria "en coordinación con los saudíes", en lo que definió como un mando militar unificado de las naciones árabes del Golfo.

Al Jalifa aseguró que Emiratos Árabes Unidos también podría aportar soldados de Infantería para combatir a los milicianos de negro, recordando que el ministro de Exteriores del país, Anwar Gargash, ya avanzó esta idea el año pasado.

"Este tipo de noticias son bienvenidas", ha reaccionado el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, adelantando que Washington y sus aliados valorarán la propuesta de Riad en la reunión que se celebrará esta semana en Bruselas.

Arabia Saudí, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos son algunos de los más de 60 países que participan en la coalición internacional. Hasta ahora, los aliados se habían limitado a lanzar ataques aéreos y enviar asesores y equipos militares a Irak y Siria.