Arístegui cree que el Gobierno mexicano está detrás de su despido

Publicado 20/03/2015 11:10:10CET
Carmen aristegui
EDGARD GARRIDO / REUTERS

MÉXICO DF, 20 Mar. (Reuters/EP) -

La reconocida periodista mexicana Carmen Aristegui ha señalado este jueves que "sospecha" que el Gobierno podría estar detrás de la cancelación de su popular noticiario radial tras revelar hace meses que la primera dama estaba comprando una mansión a un empresario que realizó varias obras de infraestructura.

MVS Radio anunció la noche del domingo la cancelación del matutino, caracterizado por sus investigaciones y agudas críticas a la corrupción del Gobierno, aludiendo que el equipo de la presentadora utilizó sin consultar el nombre de la emisora al adherirse al proyecto periodístico 'Mexicoleaks'.

La periodista de 51 años ha llamado este jueves a los dueños de la compañía a reconsiderar su despido de la emisora, donde ocupaba el espacio estelar, y les ha pedido que "no permitan que se consume el golpe".

"No tenemos la evidencia contundente, pero todo el entramado sugiere que aquí hubo algún tipo de intervención. La manera en que hicieron las cosas nos hace pensar que ha habido una intervención gubernamental o de algún tipo", ha afirmado Aristegui, en un mensaje difundido a través de su página de Internet.

"No queremos aceptar que un manotazo autoritario prospere", ha añadido la periodista, acompañada por algunos de sus principales colaboradores.

REACCIÓN DE LA EMISORA

Sin embargo, MVS ha rechazado posteriormente que su salida haya sido fraguada con anticipación y ha dicho que el despido se debió a que Aristegui intentó imponerse a la compañía.

"Nuestra relación ha terminado. Te deseamos buena suerte", ha declarado el portavoz de la firma, Felipe Chao, en una conferencia de prensa para responder al mensaje de la periodista.

A finales del año pasado, Aristegui publicó en su web un reportaje evidenciando que la primera dama, Angélica Rivera, estaba en proceso de adquirir una lujosa residencia a un empresario que ganó millones de dólares en contratos cuando el presidente Enrique Peña Nieto gobernaba el Estado de México.

Más tarde se supo que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, considerado uno de los hombres fuertes del mandatario, también había comprado una casa de campo a otra firma del empresario, a una tasa más baja que el promedio del mercado.

Tanto Peña Nieto como Videgaray han negado haber hecho algo indebido, sin embargo las revelaciones han dañado seriamente la imagen del Gobierno, que el martes se deslindó del despido de la periodista.

Días antes de la salida de Aristegui, también dos de sus colaboradores fueron cesados. Ambos habrían trabajado en la polémica investigación en torno a la residencia de Rivera, una antigua estrella de telenovelas de la cadena Televisa.

El final de las transmisiones del espacio levantó la ira de miles de oyentes que convirtieron el despido de la periodista en uno de los temas más populares en las redes sociales con la etiqueta #AristeguiSeQueda.

Desde su salida de la radio, Aristegui, que también labora para la cadena CNN en Español, ha recibido además el respaldo público de artistas e intelectuales, así como de políticos de izquierda, que denuncian un posible intento de censura.