Ascienden a más de 30.000 los refugiados en Nigeria por la violencia en la zona anglófona de Camerún

Refugiados cameruneses en la localidad nigeriana de Agbokim
REUTERS / REUTERS TV - Archivo
Publicado 09/11/2018 23:51:34CET

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La violencia en las regiones angloparlantes de Camerún, sacudidas por los enfrentamientos entre el Ejército y milicianos separatistas desde hace meses, ha provocado la huida de más de 30.000 personas a Nigeria, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El organismo ha detallado en un comunicado que los cameruneses empezaron a huir hacia el país vecino en septiembre de 2017, con un total de 600 llegadas durante los últimos 15 días. El 80 por ciento de las personas registradas como refugiados hasta ahora son mujeres y niños.

A pesar de que los puestos fronterizos oficiales permanecen cerrados, el flujo de refugiados continúa y aumenta el número de personas en los campamentos ubicados en los estados nigerianos de Akwa Ibom, Cross River, Benue y Taraba.

ACNUR ha destacado que está facilitando la reubicación voluntaria de refugiados desde los puestos fronterizos hacia los asentamientos de Adagom, en Cross River, y Anyake, en Benue, debido a que ofrecen una mayor seguridad y refugios de mayor calidad.

Asimismo, ha dicho que trabaja en estos esfuerzos con el Gobierno nigeriano, mediante su Comisión Nacional para los Refugiados (NCFRMI) y la Agencia del Estado para la Gestión de Emergencias (SEMA).

Alrededor de 9.000 refugiados cameruneses han sido trasladados a nuevos asentamientos donde reciben alimentos y utensilios básicos como colchones, mosquiteras, utensilios de cocina y hornillos, así como material para construir refugios.

El organismo ha señalado que en algunos casos se entrega directamente ayuda económica para que compren alimentos directamente en los mercados, si bien ha destacado que aún queda mucho para cubrir las necesidades existentes.

A estos refugiados se suman otros 21.000 que en la actualidad viven en comunidades de acogida en más de 50 localidades distribuidas en un área de 116.000 kilómetros cuadrados.

Por último, ha lamentado que el acceso de la ayuda a las regiones afectadas es "extremadamente limitado", con cerca de 436.000 personas desplazadas a nivel interno, según cálculos de la agencia de la ONU.

En este sentido, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha anunciado durante la jornada que cerca de 50.000 personas recibirán ayuda alimentaria la semana que viene.

"El problema es el acceso", ha resaltado el representante del organismo en Camerún, Abdoulaye Balde, en declaraciones a Thomson Reuters Foundation. La ONU entregó algo de ayuda hace seis meses, pero después tuvo problemas para llegar a la zona. "No sabíamos dónde estaban esas personas", ha explicado.

El Gobierno ha organizado distribuciones de comida a pequeña escala, si bien mucha gente no se ha beneficiado de ellas, según el jefe de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Camerún, Modibo Traore.

"La situación alimentaria se va a deteriorar en los próximos meses", ha alertado. "La financiación de donantes externos ha sido muy, muy limitada. Eso nos impide aumentar la respuesta", ha lamentado.

Contador