El ataque contra las instalaciones petroleras saudíes provino del este, según varios altos cargos de EEUU

Publicado 16/09/2019 1:24:26CET
La Casa Blanca
La Casa Blanca - REUTERS / YURI GRIPAS - Archivo

DUBÁI, 16 Sep. (Reuters/EP) -

Varios altos cargos estadounidenses han señalado este domingo que el ataque perpetrado contra las instalaciones petroleras saudíes habría provenido del este, probablemente de Irán, y que se habrían utilizado misiles de crucero.

Los comentarios respaldan la posición de Washington, que ha acusado a Irán de estar detrás del ataque, que ha provocado una caída del 5 por ciento del suministro mundial de crudo. Teherán ha rechazado las acusaciones pero ha sostenido que está preparado para la guerra.

Uno de los altos cargos, que ha hablado bajo condición de anonimato, ha señalado que había 19 puntos de impacto y que las pruebas mostraban que el área de lanzamiento podría haber sido Irán y no Yemen, donde los rebeldes huthis se han atribuido el ataque.

En este sentido, ha manifestado que es muy posible que se utilizaran misiles de crucero, lo que no concuerda con las declaraciones de los huthis, que aseguran haber realizado el ataque con drones.

"No hay dudas de que Irán es responsable de esto. No importa cómo lo quiera ver, no hay otro candidato", ha afirmado el alto cargo. Dicho ataque podría provocar una subida de entre 5 y 10 dólares por barril en los precios del petróleo este lunes, mientras crece la tensión en Oriente Próximo.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Abbas Mousavi, ha rechazado la afirmación de Estados Unidos. Un comandante de la Guardia Revolucionaria, por su parte, ha advertido de que la República Islámica está lista para una guerra.

"Todas las bases estadounidenses y sus portaaviones ubicados a una distancia de hasta 2.000 kilómetros de Irán están al alcance de nuestros misiles", ha manifestado el comandante Amirali Hajizadeh, citado por la agencia de noticias semioficial Tasnim.

La compañía petrolera estatal Aramco ha alertado de que los ataques reducirían la producción en 5,7 millones de barriles por día, en momentos en que la empresa se prepara para cotizar en bolsa. Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo del mundo, envía más de 7 millones de barriles de crudo al día.