Los ataques y la inseguridad dejan ya más de 100.000 desplazados internos en Burkina Faso

Mujeres recogen agua en una localidad próxima a Uagadugú
REUTERS / LUC GNAGO - Archivo
Publicado 19/02/2019 16:18:12CET

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

Más de 100.000 personas se han visto desplazadas en Burkina Faso como resultado del creciente número de ataques obra de grupos yihadistas así como de la violencia de carácter intercomunitario que azota al país, según los últimos datos publicados por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Según ha precisado, del total de desplazados en el país, "más de la mitad de ellos se han visto obligados a abandonar sus casas solo en los dos últimos meses". "Burkina Faso se enfrenta por primera vez en su historia a un desplazamiento interno masivo", ha subrayado la OCHA.

"Los persistentes ataques armados y la inseguridad en las regiones Centro-Norte, Norte y Sahel también han desencadenado una emergencia humanitaria sin precedentes", ha alertado la OCHA en su último informe.

La semana pasada, la ONU llamó a actuar cuanto antes para evitar que la crisis humanitaria "sin precedentes" que ha provocado en Burkina Faso la creciente inseguridad en el norte y el este del país se vuelva "incontrolable", para lo que solicitó junto al Gobierno del país 100 millones de dólares para atender las necesidades de la población afectada.

En la actualidad, 1,2 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el país. Además, más de 1.000 escuelas permanecen cerradas como resultado de la violencia, lo que ha privado a 150.000 niños de su educación. Por otra parte, unas 676.000 personas se enfrentan a inseguridad alimentaria, mientras que 130.000 niños están amenazados por la desnutrición aguda severa, lo que les sitúa a un paso de la muerte de no recibir tratamiento adecuado.

Burkina Faso ha venido registrando en los últimos meses una creciente actividad de grupos yihadistas. En el país operan Ansarul Islam, un grupo terrorista autóctono, así como el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), una organización yihadista que aglutina a otras cuatro, entre ellas AQMI y Al Murabitún, y en menor medida Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS).

Según el 'think-tank' Africa Center for Strategic Studies (ACSS), el número de ataques obra de estos grupos pasó de tan solo tres en 2015, a doce en 2016, 29 en 2017 y 137 en 2018.

Además, también se ha intensificado la violencia intercomunitaria, que enfrenta principalmente a pastores con agricultores y que ha provocado el desplazamiento de miles de personas. A principios de este año una serie de ataques y represalias dejó cerca de medio centenar de muertos y provocó miles de desplazados.

Contador

Para leer más