Las autoridades de RDC endurecen la respuesta frente al ébola ante la falta de cooperación de la población

Trabajadores en el centro de tratamiento contra el ébola en Mangina
REUTERS / OLIVIA ACLAND - Archivo
Publicado 10/10/2018 14:38:45CET

KINSHASA, 10 Oct. (Reuters/EP) -

Las autoridades congoleñas han anunciado este miércoles la prohibición de esconder a pacientes sospechosos de ébola y han prometido protección policial para los trabajadores sanitarios durante los entierros, en un intento por contener la resistencia de la población local a los esfuerzos para combatir la enfermedad.

Los residentes en el este de República Democrática del Congo (RDC), donde el 1 de abril se declaró un nuevo brote de ébola, han atacado al personal sanitario y han rechazado cooperar con los esfuerzos de las autoridades para combatir el virus. El brote ya dejado ya 118 muertos.

El ébola se ha propagado a Beni, una ciudad de varios cientos de miles de habitantes donde ya se han confirmado decenas de casos de contagio. A las autoridades les preocupa que sin la cooperación de los residentes se complique la contención del virus.

El Ministerio de Salud ha estado informando uno o dos nuevos casos confirmados cada día en las últimas semanas, pero a última hora de este martes informó de siete --seis en Beni y uno en la localidad de Masereka, a 100 kilómetros--, y ha responsabilizado de la rapidez de la propagación a la resistencia de la comunidad.

La desconfianza local y los ataques por parte de grupos rebeldes han perturbado los programas de tratamiento y vacunación. El alcalde de Beni, Jean Edmond Nyonyi Bwanakawa, ha señalado a Reuters por teléfono este miércoles que el decreto que prohíbe amparar a pacientes será promulgado a lo largo del día.

Según el Ministerio de Salud, el decreto impondrá penas de cárcel de hasta tres meses para quienes oculten a pacientes sospechosos de ébola. Los profesionales de la salud que no remitan a un paciente a un centro de tratamiento verán clausurados sus propios centros.

Además, las familias necesitarán un certificado de defunción para obtener el permiso de entierro y los trabajadores sanitarios podrán recibir protección policial durante los sepelios. El entierro adecuado de las víctimas de ébola es uno de los factores clave para el control de la enfermedad.

Tres voluntarios de la Cruz Roja Congoleña fueron atacados por residentes la semana pasada cuando estaban ayudando a enterrar a una víctima de ébola, provocando la suspensión de algunos entierros en la zona.