Publicado 09/08/2016 18:05CET

Las autoridades de RDC se niegan a renovar el visado de una investigadora de HRW

KINSHASA, 9 Ago. (Reuters/EP) -

Las autoridades de República Democrática del Congo (RDC) se han negado a renovar el visado de una investigadora estadounidense de Human Right Watch (HRW) tras una serie de expulsiones de otros investigadores extranjeros en un año electoral con muchas tensiones.

El portavoz del Gobierno, Lambert Mende, ha comunicado este martes la decisión de las autoridades de no renovar el visado de la investigadora en jefe de HRW en República Democrática del Congo, Ida Sawyer, aunque no ha especificado el por qué de la decisión ni cuándo tendrá que abandonar el país.

Sawyer lleva trabajando en el país desde 2008 y ha representado una de las voces más críticas contra la persecución de la disidencia antes de las elecciones programadas para noviembre, pero que el Gobierno ha asegurado que no se podrán celebrar por cuestiones logísticas y presupuestarias.

El director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth, ha calificado el incidente de un "descarado intento de amordazar a los que investigan la represión brutal del Gobierno contra aquellos que apoyan los límites del mandato presidencial"

La Constitución de RDC establece que el presidente, Joseph Kabila, en el cargo desde 2001, ya no puede seguir ejerciendo y tiene que abandonar el puesto tras las próximas elecciones. Muchos opositores consideran que las alegaciones del Gobierno de que las elecciones no se podrán celebrar son una estrategia para aferrarse al poder, pero las autoridades han asegurado que las elecciones no se demorarían más de un año.

Decenas de personas murieron en las manifestaciones contra el Gobierno que se llevaron a cabo en enero de 2015 pidiendo una revisión de la ley electoral que podría haber aplazado las elecciones varios años.

En aquel entonces, Sawyer criticó duramente a las fuerzas de seguridad por haber usado "una fuerza excesiva e ilícita". En enero de este año, pidió que se sancionara a los agentes que lleven a cabo distintas formas de violencia contra los civiles. El Gobierno congoleño ha negado todas las acusaciones.

El Gobierno de Estados Unidos ya aprobó sanciones contra el jefe de Policía de la capital, Kinshasa, por lo que describió como una violenta represión de la oposición por parte del Gobierno de Kabila.

En abril, las autoridades ya expulsaron del país a Jason Stearns, director del Grupo de Investigación para RDC de la Universidad de Nueva York, poco después de haber publicado un informe en el que relacionaba a soldados con la muerte de civiles.

Dos activistas de Global Witness que investigaban la explotación forestal también fueron obligados a abandonar el país el mes pasado, acusados de incitar a una comunidad local a revelarse.