Publicado 14/06/2015 21:36CET

Al Bashir podría abandonar Sudáfrica esta misma noche para evitar su detención

El presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir
MOHAMMED ABUD / REUTERS

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, podría abandonar Sudáfrica a lo largo de esta noche a pesar de la orden del Tribunal Superior de Pretoria que le obliga a permanecer en el país, según ha informado el medio sudanés EWN. Al Bashir evitaría así su posible detención como consecuencia de la orden internacional de arresto del Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes de guerra contra la Humanidad cometidos en Darfur.

El presidente sudanés se encuentra actualmente en Sandton, Sudáfrica, para participar en la 25º cumbre de la Unión Africana. Según han apuntado fuentes sudafricanas, podría haber consecuencias si Al Bashir incumple la orden del tribunal en caso de que abandone el país. Sin embargo, estas mismas fuentes reconocen que las repercusiones de detener al presidente sudanés pueden ser mucho mayores, si finalmente el tribunal emite la orden de detención formal.

Al Bashir ha sorprendido a sus homólogos africanos con su llegada a la cumbre durante el almuerzo celebrado tras el cierre de la sesión de hoy, donde no había ningún sitio reservado para él.

La orden del magistrado Hans Fabricius estipula que "Al Bashir no debe salir de Sudáfrica" y debe ser "puesta en conocimiento de todos los funcionarios", según el dictamen recogido por el medio sudafricano EWN. Ahora, el Estado tiene hasta las 9.00 de la mañana de este lunes para presentar su apelación, que se hará pública dos horas después, cuando se espera que el juez emita su valoración definitiva.

Hace unas horas, el TPI publicó un requerimiento por el que solicitaba a Sudáfrica como país firmante del Estatuto de Roma, piedra fundacional de la corte, el arresto inmediato de Al Bashir, imputado en 2009 por su responsabilidad en la represión de la revuelta de grupos no árabes de Darfur.

Según Naciones Unidas, cerca de 300.000 personas (100.000 según Sudán) fueron asesinadas y otros dos millones tuvieron que huir de sus hogares durante los once años de conflicto en el país africano.

La ONG Human Rights Watch y otros grupos pro Derechos Humanos han pedido a Sudáfrica que actúe inmediatamente para detener a Al Bashir. Si no lo hace, el viaje del presidente sudanés "será una mancha en la reputación del país y en su promoción de la justicia", señala HRW en un comunicado.

Al Bashir, no obstante, considera que la orden de arresto del TPI es un acto de persecución "colonialista". En diciembre de 2014, el mandatario se vanaglorió de la paralización temporal de la investigación del TPI sobre su persona por la falta de cooperación, según denunció el organismo, del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El Gobierno sudanés, por su parte, ha restado importancia a la orden judicial emitida este domingo para impedir que el presidente Al Bashir abandone Sudáfrica. "Estamos encantados de estar aquí y no hay ningún problema", han afirmado a Reuters fuentes de la Presidencia sudanesa.

Para leer más