Publicado 03/12/2021 16:43CET

Bélgica impone mascarilla a partir de 6 años y adelanta las vacaciones en primaria pero deja abiertos los bares

Cartel de medidas contra el coronavirus en la Grand Place de Bruselas
Cartel de medidas contra el coronavirus en la Grand Place de Bruselas - ZHENG HUANSONG / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

BRUSELAS, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Bélgica impondrá a partir del próximo lunes el uso de mascarilla a los niños de más de seis años por primera vez desde el inicio de la pandemia y adelantará una semana las vacaciones escolares en infantil y primaria, en una decisión que trata de contener el repunte de contagios por coronavirus y la saturación de los hospitales sin llegar al cierre de escuelas y hostelería que reclamaban los expertos sanitarios.

También quedan prohibidos los eventos privados en interiores, a excepción del deporte y ceremonias como bodas y funerales, mientras que los de carácter público en interior, como conciertos o ferias, quedan limitados a un máximo de 200 personas de aforo y con restricciones adicionales como el uso de mascarilla y que todos los asistentes estén sentados.

Estas medidas se suman a otras restricciones que los gobiernos federal y regionales pactaron en reuniones las dos últimas semanas y que incluyen el cierre de los bares y restaurantes a las 23:00 horas, el uso de mascarilla en interiores y en exteriores concurridos y la obligación de teletrabajo cuatro de cada cinco días.

Además, las autoridades piden "limitar al máximo" los contactos sociales y que los encuentros se celebren principalmente al aire libre, al tiempo que animan a los ciudadanos a someterse a test rápidos de autodiagnóstico de manera periódica.

Sin embargo, las autoridades han decidido finalmente no imponer el cierre de las escuelas ni adelantar a las 20.00 el cierre del sector de la hostelería, a pesar de que eran algunas de las claves del informe presentado el lunes por el comité de expertos sanitarios que supervisan la evolución de la pandemia.

A cambio, los niños a partir de seis años deberán llevar mascarilla en la escuela y los alumnos de secundaria pasarán hasta final de mes a un sistema "híbrido" por el que seguirán la mayor parte de sus horas lectivas en remoto. Otra de las medidas previstas es que se instalen medidores de CO2 en las aulas.

El ministro de Salud, Frank Vandenbroucke, partidario de medidas más estrictas para frenar los contagios, se ha declarado "decepcionado" por el resultado del comité de concertación en el que las autoridades han decidido los cambios.

Vandenbroucke ha apuntado que la progresión ascendente parece frenarse en los últimos días, pero ha avisado de que la situación está lejos de estar controlada aunque se pueda haber llegado al pico de casos en esta cuarta ola.

El primer ministro belga, el liberal flamenco Alexander de Croo, ha alertado de que cuatro de cada diez camas en las Unidades de Cuidados Intensivos están ocupadas con pacientes con formas graves de Covid y ello influye en el retraso de tratamientos para otros enfermos: "La situación es insostenible".

Para leer más