27 de febrero de 2020
 
Actualizado 02/08/2018 20:16:42 CET

Bemba se registra como candidato opositor a la Presidencia de República Democrática del Congo

El opositor congoleño Jean-Pierre Bemba
REUTERS / KENNY-KATOMBE BUTUNKA

KINSHASA, 2 Ago. (Reuters/EP) -

El ex vicepresidente Jean-Pierre Bemba se ha registrado este jueves como candidato opositor a las elecciones presidenciales previstas para diciembre en República Democrática del Congo (RDC), un día después de regresar al país africano tras ser absuelto por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de crímenes de guerra y lesa humanidad.

"Anuncio que seré vuestro candidato en las elecciones presidenciales de 2018", ha escrito Bemba en Twitter después de registrarse formalmente como aspirante a suceder a Joseph Kabila.

Bemba regresó el 1 de agosto a RDC, tal y como había anunciado, procedente de Bélgica, donde ha estado desde que el pasado 12 de junio el TPI revocara la condena a 18 años de cárcel que dictó en 2016 contra el dirigente congoleño por los crímenes cometidos por los hombres a su cargo en República Centroafricana entre 2002 y 2003.

El señor de la guerra aún está a la espera de que se resuelva su apelación a otra condena en el TPI por un caso de obstrucción a la justicia, pese a lo cual el TPI ordenó su puesta en libertad porque la mayor pena que puede recibir por este delito son cinco años de prisión y ya ha pasado una década en una cárcel de La Haya.

Bemba, que fue recibido como un héroe por sus seguidores, se ha comprometido a respetar los resultados de los comicios presidenciales, si bien al mismo tiempo ha matizado que lo hará siempre y cuando el proceso electoral sea transparente.

La oposición congoleña anunció en un principio que presentaría un candidato de consenso para garantizar la derrota de Kabila. Sus principales dirigentes --Bemba, Moise Katumbi y Félix Tshisekedi-- se postularon, pero este asunto todavía no está resuelto.

Las tensiones políticas se han recrudecido en RDC después de que Kabila, que ocupa la Presidencia desde 2001, se negase a renunciar al cargo una vez que había expirado formalmente su actual mandato, en diciembre de 2016, a raíz de un acuerdo con parte de la oposición para aplazar las elecciones.