Actualizado 10/11/2012 00:10 CET

Berlusconi sigue pagando miles de euros a las mujeres de sus fiestas sexuales

MILÁN, 9 Nov. (Reuters/EP) -

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi sigue pagando miles de euros por mes a las aspirantes a 'vedettes' que asistieron a sus fiestas sexuales, según han asegurado este viernes varias testigos ante un tribunal de Milán.

Debilitado por un escándalo sexual y por las acusaciones de corrupción y fraude fiscal, Berlusconi, de 76 años, se vio obligado a renunciar el año pasado en un momento en el que Italia se aproximaba a una crisis de deuda similar a la griega.

El líder del centro-derecha, que recientemente anunció que no se presentaría como candidato para primer ministro en las elecciones de 2013, ha negado los cargos y ha asegurado que no ha habido fiestas sexuales en su villa cercana a Milán, sino tan solo cenas formales.

Cinco mujeres que testificaron este viernes en un juicio contra varios socios de Berlusconi acusados de haber obtenido prostitutas para el ex primer ministro aseguraron que seguían recibiendo obsequios en efectivo del magnate de los medios.

"Silvio Berlusconi me sigue dando 2.500 euros al mes", declaró Elisa Toti, una de las mujeres que supuestamente tomó parte en las fiestas sexuales, denominadas 'bunga bunga'. Asimismo, aseguró que el ex primer ministro también la ayudó a comprar una casa y un automóvil, pero negó que se le hubiera pagado para mantener sexo con él.

Las otras mujeres que se presentaron ante el tribunal también declararon que estaban recibiendo mensualmente cifras similares de Berlusconi.

En abril, Berlusconi aseguró ante los periodistas, al margen de una audiencia, que aún seguía dando dinero a un pequeño grupo de mujeres involucradas en el caso de la fiesta sexual 'bunga bunga' por "generosidad", porque estaban en la bancarrota y habían sido deshonradas por la mala publicidad que rodeó al juicio.

En un juicio aparte, aunque relacionado, Berlusconi está acusado de pagar por mantener sexo con una prostituta menor de edad y de haber abusado de su posición para liberarla de la custodia policial.