Actualizado 05/09/2017 19:05 CET

Birmania permite el primer envío de ayuda internacional al estado de Rajine

Presencia policial en Rajine
REUTERS / SOE ZEYA TUN

ANKARA/DACCA, 5 Sep. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Birmania han autorizado a Turquía a envíar ayuda humanitaria al estado de Rajine, donde en los últimos diez días han muerto cientos de personas en el marco de una escalada de tensiones entre las fuerzas birmanas y la minoría rohingya.

La última ola de violencia en el noroeste de Birmania comenzó el 25 de agosto, cuando milicianos insurgentes atacaron decenas de puestos de control policial y una base del Ejército. Los posteriores enfrentamientos y la contraofensiva del Ejército acabaron con la vida de al menos 400 personas y provocaron un éxodo de 125.000 personas hacia Bangladesh.

Un portavoz del Gobierno turco, Ibrahim Kalin, ha confirmado el envío de mil toneladas de comida, ropa y medicina, después de que así lo hayan acordado en una conversación telefónica el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y la líder birmana Aung San Suu Kyi. La ayuda será repartida mediante helicópteros militares, ha explicado Kalin, y contará con la coordinación de las autoridades locales de Rajine.

El ministro de Exteriores indonesio, Retno Marsudi, también ha ofrecido la ayuda de su país para "aliviar la carga" que está suponiendo para Bangladesh la acogida de los rohingya que están huyendo en masa de Birmania, aunque ha dejado claro que se trataría de una colaboración humanitaria y no económica.

DÉBILES Y HAMBRIENTOS

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha alertado de las condiciones en las que se encuentran quienes han conseguido llegar a Bangladesh, ya que muchos de ellos han caminado durante días, escondiéndose en selvas, cruzando montañas y ríos y cargando con lo que pudieron salvar de sus casas. "Están hambrientos, débiles y enfermos", ha advertido la agencia en un comunicado.

ACNUR estima que más de 30.000 rohingyas han buscado refugio en los campamentos de refugiados de Kutupalong y Nayapara, mientras que otros viven en alojamientos improvisados y pueblos de la zona y "un número desconocido de personas" permanece varado en la frontera.

La agencia de la ONU entregó el lunes ropa, lonas de plástico y suministros de socorro a través de una ONG asociada y colabora con autoridades locales y socios para seguir proporcionando ayuda de emergencia. También se identifica la llegada de personas vulnerables, como los niños no acompañados, que necesitan atención y protección adicionales.

Para leer más