Actualizado 08/01/2007 00:52 CET

Brown asegura que su postura ante Bush sería más independiente

LONDRES, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro Hacienda británico y probable sucesor de Tony Blair al frente del Partido Laborista, Gordon Brown, sugirió hoy que él tendría una política con respecto a Irak más independiente de Washington que la desarrollada por el actual Gobierno.

Brown reconoció que se han cometido errores tras la invasión de 2003 y se comprometió a ser "muy franco" con el presidente estadounidense, George W. Bush. También afirmó que Reino Unido reducirá sus tropas en Irak durante el año próximo, incluso aunque la Casa Blanca decida enviar miles de soldados.

"Yo miro hacia adelante, si estuviera en una posición nueva, en la que tenga que trabajar con el presidente de los Estados Unidos, George Bush, obviamente la gente que me conoce sabe que hablaría con franqueza", afirmó. "Seré muy franco. Los intereses nacionales británicos será lo que nos guíe".

Un portavoz del Departamento de Estado norteamericano rechazó comentar estas declaraciones de Brown.

Blair se ha comprometido a dejar su cargo de primer ministro y líder del Partido Laborista antes del próximo mes de septiembre y Brown es el candidato más probable para sucederle.

El ministro de Hacienda británico también quiso comentar la ejecución del ex presidente iraquí, Sadam Husein, y aseguró que estos hechos no ayudan en nada a frenar la violencia sectaria. "Ahora que sabemos todo lo que ocurrió, podemos calificarlo como una serie deplorable de hechos", opinó. "Es algo que, por supuesto, ha provocado la preocupación y vergüenza del Gobierno iraquí".

Al ser preguntado sobre el papel de las tropas occidentales en Irak, Brown admitió que se han cometido errores. "Hay lecciones que debemos aprender, en particular de lo que sucedió inmediatamente después de la caída de Sadam Husein", subrayó.

"Una de ellas es que no hay ninguna duda de que el traspaso de la autoridad a la población local debería haber comenzado mucho antes y así haber asumido una mayor responsabilidad en lo que estaba pasando en su propio país", añadió.

Brown también aseguró que cree no es probable que Reino Unido se una a ningún plan de Estados Unidos para incrementar temporalmente el número de tropas desplegadas en Irak en el futuro. Reino Unido "continuará retirando tropas de combate e incrementando el esfuerzo en el entrenamiento (de fuerzas iraquíes) para completar el trabajo de renovación" y probablemente reducirá sus tropas en los próximos meses.

"Creo que sería cierto afirmar que para finales de año habrá miles de tropas menos de las que hay ahora en Irak", afirmó. Reino Unido tiene desplegados 7.000 soldados en la zona de Basora, en el sur de Irak.

Además, se comprometió a incrementar el papel del Parlamento durante su mandato y aumentar su capacidad de controlar al Gobierno.