Publicado 21/12/2021 17:32CET

Bruselas aprueba 560 millones adicionales para programas educativos de refugiados en Turquía

Archivo - Una niña refugiada de Siria en un paso fronterizo entre Turquía y Grecia
Archivo - Una niña refugiada de Siria en un paso fronterizo entre Turquía y Grecia - Mohssen Assanimoghaddam/dpa - Archivo

BRUSELAS, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha adoptado este martes dos paquetes de ayuda para promover la educación de los refugiados y las comunidades de acogida en Turquía por valor de 560 millones, una partida que se suma a los 3.000 millones pactados con Ankara para la renovación del acuerdo migratorio de 2016.

"Estos fondos muestran que la UE continúa cumpliendo con sus compromisos", ha celebrado el comisario de Vecindad, Oliver Varhelyi, quien ha asegurado que cientos de miles de niños refugiados podrán de esta forma continuar su enseñanza.

El plan también prevé ayudas a las autoridades turcas para abordar la situación migratoria en su frontera oriental, mejorar los estándares de los centros de acogida en la zona y aumentar la protección del paso fronterizo. A este fin se destinarán 30 millones de euros.

El grueso de los fondos, 530 millones, se destinarán a proyectos educativos como el que busca integrar a niños sirios en el sistema educativo turco y financia todo lo relativo a la educación como salarios de profesores, transporte, equipamiento educativo y clases particulares y de idiomas.

También se reforzará el programa que incentiva la educación con transferencias directas, un plan que llega a casi 700.000 refugiados, y se fomentará el acceso a educación superior a través de becas y servicios, que a ojos de la UE es clave para mejorar las perspectivas de empleo de los refugiados.

Turquía acoge en torno a cuatro millones de refugiados, el país que más acoge en el mundo, de los cuales 3,6 millones son sirios. Desde 2016, Ankara recibe fondos de los Veintisiete para gestionar la acogida de refugiados sirios a cambio de su cooperación para frenar el flujo de migrantes a Europa.

El pasado junio se renovó la relación, en un momento que marcó el inicio de una nueva etapa constructiva entre la UE y Turquía, en un claro intento de dejar atrás la inestabilidad vivida en el Mediterráneo oriental los dos últimos años.