Bruselas avisa a Trump que "garantizará que no haya discriminación" a europeos con doble nacionalidad

Jean-Claude Juncker en la Eurocámara
REUTERS/CHRISTIAN HARTMANN
Actualizado: lunes, 30 enero 2017 12:30

"Esto es la Unión Europea. Y en la UE no discriminamos en base a la nacionalidad, la raza o la religión", afea el portavoz de Juncker

BRUSELAS, 30 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea ha avisado a la Administración de Donald Trump de que "garantizará que no haya discriminación" a los ciudadanos europeos con doble nacionalidad derivada de la orden ejecutiva que veta la entrada en Estados Unidos de los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana -Siria, Irán, Irak, Yemen, Somalia, Sudán y Libia--, algo que estudian sus servicios jurídicos.

"Esto es la Unión Europea. Y en la Unión Europea no discriminamos en base a la nacionalidad, la raza o la religión, no sólo respecto al asilo sino en cualquiera de nuestras otras políticas", ha avisado en rueda de prensa el portavoz del presidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, preguntado por la polémica orden ejecutiva presidencial y cómo responderá la UE en el caso de los europeos de doble nacionalidad que podrían verse afectados.

"Garantizaremos que no haya discriminación infligida en nuestros nacionales", ha dejado claro el portavoz comunitario, que ha indicado que los servicios jurídicos de la institución están analizando si la orden ejecutiva "tiene consecuencias para el viaje de los ciudadanos de la UE con doble nacionalidad". "Por ahora la situación no está clara", ha explicado, admitiendo que hay señales "conflictivas".

En cualquier caso, ha insistido en que la Comisión Europea tomará "todas las medidas necesarias" pero antes se tomará "tiempo para analizar esta orden ejecutiva y la manera en que está siendo aplicada para ver si puede tener un impacto" en los nacionales europeos con doble nacionalidad.

"Estamos intentando recabar una clarificación de Washington a través de la Embajada, pero esperamos también que haya contactos políticos" entre ambas partes, han explicado fuentes europeas, que han explicado que dichos contactos podrían tener lugar en los márgenes de citas internacionales próximas como la Conferencia de Seguridad de Munich a mediados de febrero y el G-20 de julio en Hamburgo.

La orden ejecutiva impone una moratoria de 90 días a la entrada de ciudadanos de Irán, Irak, Siria, Yemen, Somalia, Sudán y Libia, suspende indefinidamente la admisión de refugiados sirios y paraliza el Programa de Admisión de Refugiados. Además, fija en 50.000 el máximo de refugiados que acogerá el país en 2017, menos de la mitad de los 117.000 acogidos el año anterior.

Aunque ha defendido el "modelo europeo de hacer las cosas" frente a la política de la nueva Administración estadounidense, Schinas ha dejado claro que Estados Unidos es "un socio estratégico de la UE" y su cooperación es importante "no sólo" a nivel bilateral "sino para la estabilidad del mundo" y ha rechazado que la UE dé marcha atrás en su invitación a Trump para venir a la capital belga lo antes posible.

"No hay planes para tal petición en Bruselas", ha dicho, preguntado si la UE se plantea dar marcha atrás en su invitación a Trump en respuesta a la orden ejecutiva como han reclamado ya miles de ciudadanos en Reino Unido.

El portavoz comunitario no ha descartado que los líderes europeos discutan la polémica orden ejecutiva estadounidense en la cumbre informal que acogerá este viernes La Valeta, que estará centrada en la cuestión migratoria. "Es una oportunidad", ha explicado, recordando que se trata de una reunión "informal" que les permitirá "abordar las grandes cuestiones de actualidad, notablemente la inmigración".

"Efectivamente el contexto se presta para una discusión global de los diferentes enfoques", ha explicado Schinas, que ha insistido en que el modelo europeo difiere de plano con el estadounidense. Tampoco ha descartado que el Ejecutivo comunitario no aborde durante su reunión colegial esta semana.

El portavoz ha rechazado en todo caso entrar en "ningún tipo de negatividad" respecto a las polémicas primeras decisiones del presidente Trump tras su llegada a la Casa Blanca como el muro de separación con México o la posibilidad de recuperar la tortura y ha insistido en dejar claro que la UE desarrolla su "propia agenda política en áreas claves" con un enfoque "diferente".