Bruselas denuncia "la regresión" en Rumanía y le pide que suspenda su reforma judicial

Publicado 13/11/2018 17:38:23CET

Valora en cambio los avances en Bulgaria, que podría salir del mecanismo de vigilancia reforzada si continúa reformas

BRUSELAS, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha denunciado este martes "la regresión" en la independencia judicial y en materia de lucha contra la corrupción en Rumanía en el último año y ha reclamado al Gobierno rumano que, entre otros, suspenda la aplicación de su polémica reforma judicial.

"La evolución de los últimos 12 meses lamentablemente ha cuestionado y en algunos casos ha revertido el progreso hecho en los últimos diez años, que fue remarcable en los últimos diez años. Ver ahora formas de regresión es muy, muy triste", ha subrayado el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, en rueda de prensa para presentar los informes anuales para evaluar los progresos de Rumanía y Bulgaria en la lucha contra la corrupción y la independencia judicial y, en el caso de Bulgaria, también contra el crimen organizado.

Rumanía y Bulgaria están sometidas a una vigilancia estrecha por parte de la Comisión en el marco del Mecanismo de Cooperación y Verificación (MCV) creado en 2007 para supervisar sus progresos en estas áreas ante la evidencia de que no cumplían los estándares cuando entraron en la UE.

En su informe, Bruselas alerta de que "la entrada en vigor de las leyes judiciales reformadas, la presión sobre la independencia de la justicia en general y la presión sobre el Directorio Nacional Anticorrupción en particular y otros pasos que socavan la lucha contra la corrupción" que han "revertido o cuestionado la irreversibilidad del progreso" hasta ahora, especialmente respecto a la independencia judicial y la lucha contra la corrupción de alto nivel.

En este sentido, ha dirigido al Gobierno de Bucarest ocho recomendaciones adicionales de aplicación "inmediata" para "encarrilar" de nuevo el proceso de reformas a fin de poder avanzar "hacia la conclusión" del mecanismo. "Las doce recomendaciones fijadas en enero de 2017 ya no son suficientes para cerrar el MCV", alerta en el documento.

"No hay ninguna discusión sobre el artículo 7 y Rumanía para nada. Tenemos el proceso del MCV. Utilicemos este proceso", ha subrayado Timmermans, al ser preguntado por la posibilidad de que el Ejecutivo comunitario abra un expediente contra Rumanía en el marco del mecanismo comunitario de 2014 para atajar el riesgo sistémico para el Estado de Derecho en un Estado miembro, como ya ha hecho en el caso de Polonia. El mecanismo prevé, en caso extremo, retirar el voto a un país si los países lo aprueban por unanimidad.

Timmermans ha recordado que gobiernos anteriores en Rumanía "han cumplido la hoja de ruta" de reformas pactada con la Comisión y ha confiado en que "este Gobierno también lo haga". "No necesitamos otros procedimientos. Lo podemos hacer con el MCV" para lograr "un cambio" en Rumanía "en la buena dirección", ha dicho.

En concreto, Bruselas reclama a Rumanía suspender "inmediatamente" la aplicación de su polémica reforma judicial y sus decretos de emergencia subsiguientes y que las revise en línea con sus recomendaciones y las del Consejo de Europa y, asimismo, que congele la entrada en vigor de los cambios introducidos en el Código Penal y el Código de Procedimientos Penales y los revise para garantizar su compatibilidad plena con el derecho europeo y las recomendaciones comunitarias y del Consejo de Europa.

También exige a Bucarest la suspensión inmediata de todos los nombramientos y despidos de fiscales de rango superior y relancen el procedimiento para nombrar al fiscal jefe anticorrupción con experiencia "probada" y mandato "claro" para investigar la corrupción de forma "profesional, independiente y no partidista", así como el nombramiento inmediato de un equipo interino por parte del Consejo Superior de la Magistratura para ejercer la inspección judicial y de un equipo nuevo a través de un concurso en un plazo de tres meses y respete el rechazo del Consejo Superior de nombramientos concretos o despidos de fiscales de rango superior hasta que haya un nuevo marco legal en vigor.

AVANCES EN BULGARIA

En el caso de Bulgaria, el Ejecutivo comunitario ha valorado en cambio "los esfuerzos" del país, que ya ha aplicado varias de sus recomendaciones y está cerca de cumplir otras, por lo que ha dado por cumplidos de manera provisional tres de los seis objetivos fijados en el momento de su adhesión.

En concreto, la independencia judicial y la introducción de un nuevo sistema judicial profesional y transparente y una estrategia contra el crimen organizado, aunque todavía deberá seguir mejorando la eficacia del sistema judicial, investigar casos de corrupción de alto nivel de forma no partidista y tomar más medidas contra la corrupción, en especial en la frontera y en la Administración local.

"Si esta tendencia actual positiva continúa y Bulgaria mantiene la dinámica de reformas de forma sostenible e irreversible, la Comisión confía en que el proceso CMV para Bulgaria se podría concluir antes del final del mandato de esta Comisión" a finales de octubre de 2019, ha asegurado, dejando claro que "es un objetivo" pero "no hay plazo límite" y sólo se hará cuando cumpla las condiciones.

Timmermans también ha dejado claro la importancia "para ambos" de garantizar la libertad de prensa. "Los medios y la sociedad civil deben poder hacer que aquellos que ejercen en poder rindan cuentas", ha subrayado, insistiendo en que resulta "esencial en cualquier democracia europea" que "los medios puedan trabajar sin presión".

"No hacemos esto para castigarles, lo hacemos para ayudarles", ha dicho el vicepresidente primero, que ha dicho ser consciente de "donde vienen" ambos países, en alusión a su pasado comunista.

Timmermans también ha dejado claro que, incluido en el caso de que se ponga fin a los mecanismos de vigilancia sobre Bulgaria y Rumanía "el trabajo no termina" y seguirá habiendo "salvaguardias apropiadas" para impedir que haya "regresión".

"No hay ningún Estado miembro que no tenga desafíos en esta área", ha concedido el vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, que ha considerado "chocante" las "dificultades para tener verdaderos debates sobre el Estado de Derecho, la lucha contra la corrupción*" en los Estados miembro cuando sí se tienen "muy profundos" sobre los candidatos a la adhesión.

Timmermans ha apostado por "mejorar" el mecanismo de 2014 y ha avanzado que el Ejecutivo comunitario presentará "a principios del año que viene" una propuesta para ello. "Hay que encontrar mecanismos que den la posibilidad a los Estados miembros de tener revisiones inter pares sobre todos los Estados miembro", algo que también "quiere" la Eurocámara, ha concluido.

Contador