Bulgaria no tiene prisa en adoptar el euro

Publicado 26/06/2015 18:24:30CET

SOFÍA, 26 Jun. (Reuters/EP) -

Bulgaria no tiene prisa en formar parte de la eurozona después de ver el fracaso de Grecia en adoptar la disciplina fiscal necesaria, según ha asegurado este viernes el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

"Mientras la eurozona continúa sin adoptar su propia disciplina presupuestaria, no veo razón para tener prisa por ingresar en ella", ha manifestado Borisov en un comunicado. "Si estuviéramos en la zona euro también tendríamos que dar dinero a Grecia; los más pobres dando a los ricos, cosa que no veo lógica", ha asegurado Borisov en referencia a los miles de millones de euros en rescates que los socios de la eurozona han pagado ya a Atenas.

Bulgaria se trata del más pobre de los 28 estados miembros de la Unión Europea, aunque también es uno de los países con las niveles más bajos de deuda pública, que se sitúa alrededor del 28 por ciento de producto interior bruto. Su vecino, Grecia, cuenta con la deuda pública más alta de la Unión, alrededor del 175 por ciento del PIB.

Los ministros de Finanzas de la zona euro mantendrán el sábado una reunión de emergencia con Grecia en un último intento por llegar a un acuerdo para tratar de evitar la cancelación de pagos en el país y su posible salida de la moneda común.

"El Gobierno griego debe buscar un resultado racional", ha manifestado Borisov, cuya formación de centroderecha volvió al poder en 2014 después del adelanto electoral. "Para Bulgaria, esto es un ejemplo de lo que significa no seguir la disciplina fiscal", ha asegurado el primer ministro.

Bulgaria debe mantener una política fiscal restrictiva porque mantiene una tasa de cambio fija de su moneda nacional, el lev, con el euro. Un aumento grande de su deuda pública podría presionar la tasa de cambio monetaria. Aparte de Reino Unido y Dinamarca, que cuentan con una cláusula legal de exclusión, todos los miembros restantes de la UE están obligados a adoptar la moneda única en algún momento.

A comienzos de este año, el ministro búlgaro de Finanzas, Vladislav Goranov, aseguró que Bulgaria comenzaría las conversaciones sobre la adopción del euro y podría adoptar a finales de 2018 el mecanismo preliminar de tasa de cambio requerido para la entrada en la eurozona.

Analistas y banqueros han instado al Gobierno a prepararse para la adopción del euro, argumentando que esto ayudaría a aumentar la confianza en el sistema bancario nacional, golpeado en 2014 por el colapso del cuarto banco hipotecario del país, el Corporate Commercial Bank (Corpbank).

La entidad se declaró en bancarrota después de que una retirada masiva de los depósitos desencadenará la mayor crisis bancaria del país desde los años noventa. El coste del rescate de Corpbank supuso el aumento del déficit de Bulgaria al 3,7 por ciento del PIB el año pasado, superando el techo de déficit del 3 por ciento recomendado por la UE.

Para leer más