Burundi retira la licencia de emisión a la BBC

El presidente de Burundi Pierre Nkurunziza
GORAN TOMASEVIC / REUTERS - Archivo
Publicado 29/03/2019 18:08:54CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Burundi han anunciado este viernes la retirada de la licencia de emisión a la emisora británica BBC y una prohibición a "todos los periodistas, burundeses o extranjeros" de trabajar o dar información a este medio y a la estadounidense Voice of America.

El Consejo Nacional de Comunicaciones (CNC) ha detallado en un comunicado que "la autorización de explotación de la emisora de radio BBC ha sido retirada" y ha prohibido a los periodistas que se encuentren en el país "entregar de forma directa o indirecta informaciones que puedan ser emitidas" por este medio.

Asimismo, ha prorrogado la suspensión de las emisiones de Voice of America "hasta nueva orden" y ha prohibido igualmente a los periodistas entregar información al medio. Las órdenes han sido firmadas por el presidente del organismo, Nestor Bankumukunzi.

El CNC suspendió las emisiones de la BBC por un documental que emitió sobre asesinatos por parte de las fuerzas de seguridad en un centro de detención secreto en la capital, Buyumbura, lo que fue tildado de "mentira" por parte de las autoridades.

La cadena británica ha criticado la decisión de las autoridades, que llega tras cerca de un año de suspensión de sus emisiones, y ha señalado que supone "un duro golpe contra la libertad de prensa".

"Creemos que es fundamental para la gente de todo el mundo tener acceso a un periodismo imparcial, preciso e independiente, incluidos los 1,3 millones de burundeses que recurren habitualmente a BBC News", ha resaltado.

El propio Baunkumukunzi acusó recientemente a BBC y Voice of America de "recaer en el mismo modelo de terror" y dijo que la emisora estadounidense "ha seguido dando trabajo a un periodista buscado por la Justicia".

La tensión ha aumentado en el país desde 2015, cuando el presidente, Pierre Nkurunziza, anunció su controvertida decisión de seguir al frente del país durante un tercer mandato, lo que la oposición tildó de inconstitucional.

La oposición aseguró que su reelección violaba los términos del acuerdo de paz que se firmó en 2005 tras doce años de guerra civil. Este acuerdo de paz incluía reformas en el Ejército, que fue absorbido por los rebeldes, de mayoría hutu, y que había sido dirigido por la minoría tutsi.

El Gobierno insiste en que no hay preferencias étnicas, pero sus oponentes aseguran que los distritos de Buyumbura en donde viven la mayoría de los tutsis, que también han sido un semillero de protestas contra Nkurunziza, han sido objetivos de varios ataques.

Contador

Para leer más