Publicado 14/12/2021 11:37CET

Canadá destinará 27.500 millones de euros a indemnizaciones a niños indígenas en centros de acogida

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá
Justin Trudeau, primer ministro de Canadá - Justin Tang/The Canadian Press v / DPA

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Canadá destinará unos 40.000 millones de dólares canadienses (más de 27.500 millones de euros) a un fondo con el que indemnizará a los niños y las familias indígenas afectados por la discriminación sufrida en centros de acogida.

La Justicia confirmó en septiembre una sentencia según la cual el Estado no brindaba la misma atención a las comunidades originarias y ordenó el pago de 40.000 dólares canadienses a cada niño afectado por este sistema segregado, que daba pie a todo tipo de abusos.

Aunque el Gobierno anunció inicialmente un recurso, la aparición de tumbas en antiguas escuelas ha evidenciado los abusos históricos sufridos por los indígenas y ha llevado a las autoridades a reconocer "30 años de fracaso", como ha apuntado este lunes el ministro responsable de la atención a estas comunidades, Marc Miller.

"El coste (de fallar) es alto", ha dicho, al anunciar la reserva de 40.000 millones de dólares canadienses, de la que irán saliendo las indemnizaciones. El Gobierno, no obstante, ha aclarado que la cifra no es definitiva, ya que siguen abiertas las conversaciones con las asociaciones indígenas y el montante final podría varias en las próximas semanas, según la cadena CBC.

La directora ejecutiva de la Sociedad de Atención a Niños y Familias de las Naciones Originarias, Cindy Blackstock, promotora de las demandas judiciales contra el Estado, ha considerado que es un "anuncio positivo", pero esperará a ver cómo se efectúan los pagos.

La Asamblea de las Naciones Originarias (AFN) también ha señalado a través de su principal responsable, RoseAnne Archibald, que "el dinero no significa justicia", pero al menos puede servir para sentar las bases de una reforma más profunda en favor de la integración definitiva.

"La magnitud del paquete propuesto demuestra cuántos niños fueron arrebatados de sus familias y comunidades", ha dicho, al recordar unas prácticas que buscaban que esos menores abandonasen sus lenguas nativas y se convirtiesen al cristianismo.

Para leer más