Actualizado 08/04/2012 22:53 CET

El candidato de los Hermanos Musulmanes amenaza con un segundo levantamiento si Suleiman gana las elecciones

EL CAIRO, 8 Abr. (Reuters/EP) -

El candidato de los Hermanos Musulmanes a la Presidencia de Egipto Jairan al Shater ha denunciado el "insulto" que supone la candidatura a los comicios del antiguo jefe de los servicios secretos del régimen de Hosni Mubarak, Omar Suleiman, y ha amenazado con un segundo levantamiento si éste es el vencedor, algo que considera que sólo sería posible mediante el fraude.

"Considero que su entrada (en campaña) es un insulto a la revolución y al pueblo egipcio. Omar Suleiman ha cometido un grave error. Sólo garaía mediante el fraude y, si esto ocurre, la revolución le derrocaría otra vez", ha afirmado Al Shater en una entrevista exclusiva con la agencia Reuters.

En la entrevista, Al Shater ha justificado que finalmente los Hermanos Musulmanes hayan rectificado su decisión inicial de no presentar candidatos a los comicios, previstos para finales de mayo y principios de junio. En concreto, ha indicado que el Gobierno podría no cooperar con el Parlamento, controlado por los islamistas, por lo que necesitarían un puesto en el poder ejecutivo para evitar su marginalización.

Sin embargo, Al Shater ha restado importancia al supuesto peligro por un posible enfrentamiento con la junta militar que ejerce las competencias presidenciales desde la dimisión de Mubarak. "A pesar de que hay asuntos relativos a la gestión del periodo de transición por parte del consejo militar, estos asuntos deben resolverse de modo que no provoquen un verdadero choque con las fuerzas armadas. De hecho, estamos obligados a trabajar para fortalecer y desarrollar el ejército", ha argumentado.

Al Shater también se ha referido al préstamo urgente de 3.200 millones de dólares (unos 2.400 millones de euros) solicitado por el Gobierno egipcio al Fondo Monetario Internacional (FMI) y ha señalado que los Hermanos Musulmanes no apoyan esta petición, a menos que se modifiquen las condiciones o dimita el actual gobierno para que un nuevo ejecutivo supervise cómo se emplean estos fondos.

El propio FMI ha marcado como condición que el préstamo sea aceptado por una amplia mayoría política y el partido de los Hermanos Musulmanes, el Partido Libertad y Justicia (PLJ) aún no ha dado su apoyo, por lo que la decisión podría postergarse hasta junio.

"Les hemos dicho (al Gobierno) que tienen dos opciones. O aplazan esta cuestión del préstamo y presentan otra fórmula que no requiera de nuestra aprobación, o aceleran la formación de un nuevo gobierno", ha señalado Al Shater.

El candidato islamista ha matizado que sí estarían dispuestos a apoyar el préstamo del FMI si el desembolso inicial se reduce significativamente para que la mayor parte del capital se entregue en junio, después de que tome posesión el nuevo gobierno, una vez concluido el proceso para la elección del presidente.