China asegura que las "mentiras" de EEUU sobre Xinjiang "no engañarán a nadie" en la ONU

Publicado 09/09/2019 12:13:15CET
El presidente de China, Xi Jinping
El presidente de China, Xi JinpingMICK TSIKAS/AAP/DPA - Archivo

PEKÍN, 9 Sep. (Reuters/EP) -

El Gobierno de China se ha mostrado seguro este lunes de que las "mentiras" sobre los centros de reclusión para uigures en la región semiautónoma de Xinjiang (noroeste) "no engañarán a nadie", en respuesta a los planes de Estados Unidos de aprovechar la próxima Asamblea General de Naciones Unidas para hacer un frente común contra el gigante asiático por la persecución de la minoría étnica.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, reveló el pasado viernes que la delegación estadounidense tiene previsto celebrar una serie de reuniones para convencer a otros países de que denuncien la situación de los uigures en Xinjiang. "Queremos libertad para esa gente", dijo en una intervención en la Universidad de Kansas.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de China Hua Chunying ha expresado el profundo malestar del Gobierno de Pekín por lo que considera una intromisión en los asuntos internos del país.

No obstante, ha restado importancia a las maniobras estadounidenses, indicando que Pompeo no es el primer funcionario de Washington en hacer declaraciones irresponsables sobre Xinjiang. "Las mentiras de los políticos estadounidenses no pueden engañar a nadie", ha considerado.

La portavoz ministerial ha incidido en que "en esencia no hay diferencia" entre lo que está haciendo China en Xinjiang y lo que han hecho muchos países occidentales en nombre de la lucha antiterrorista.

CENTROS DE RECLUSIÓN

Los uigures, una etnia de fe musulmana que se concentra en Xinjiang, denuncian que son víctimas de la discriminación y persecución de las autoridades chinas.

Expertos de Naciones Unidas y activistas denunciaron hace un año que al menos un millón de uigures y otros musulmanes están recluidos en centros de detención en Xinjiang. HRW afirma que son detenidos sin proceso legal y sometidos a un adoctrinamiento político que incluye torturas. El Gobierno chino sostiene que son instalaciones educativas de ingreso voluntario donde se combate el extremismo.

El pasado mes de julio, 22 estados miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU firmaron una carta en la que exigen a China que cese la represión contra los uigures, en el primer pronunciamiento de este tipo contra el gigante asiático. El régimen de Pekín, que recibió el apoyo de 37 países en otra carta, se limitó a rechazar estas "calumnias".

Contador

Para leer más