Actualizado 06/05/2008 11:40 CET

China.- El brote chino de fiebre aftosa humana se extiende ya a Beijing y afecta a casi 12.000 niños

BEIJING, 6 May. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit) -

Apenas un día después de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalara que el virus intestinal --también conocido como de la fiebre aftosa humana--, que está afectando a niños del este y el sur de China, no suponía un peligro para los Juegos Olímpicos, la prensa ha informado de que el número de niños infectados es casi 12.000, y que en Beijing también hay contagiados.

Según señala hoy la agencia oficial Xinhua, el número de infectados (la mayoría niños de menos de 2 años) se situaba en el último recuento, realizado ayer, en 11.905. El número de muertos se mantiene comparativamente estable, con 26 fallecidos.

En Beijing no ha habido muertes, pero ayer se sabía de 1.482 infectados, más de la mitad de ellos contagiados en guarderías. El periódico local 'Beijing News', sin embargo, habla hoy de casi 4.500 casos sólo en la capital.

"Los padres están ya muy nerviosos, si ven una cámara pensarán que en nuestro hospital hay contagios y se llevarán a los niños", comentó al diario 'South China Morning Post' una médico de un hospital infantil de la capital que rechazó ser entrevistada.

El enterovirus 71 (o EV71) se ha cobrado el mayor número de bajas en la provincia de Anhui (este) donde fallecieron 22 de los pequeños y hay otros 5.840 infectados. En la provincia de Zhejiang, también al este del país, se ha informado de 1.198 contagiados, y un niño de cinco años fallecido hace exactamente un mes.

Al sur, en la provincial de Guangdong, en la que han muerto otros tres niños, las cifras oficiales hablan de 1.692 casos. Y en la municipalidad de Chongqing (centro), y en las provincias de Hebei (norte) y Henan, Hubei, Hunan, Jiangsu, Shaanxi y Jiangxi (en el centro-este del país, también se han registrado casos.

En Shanghai, la mayor metrópoli de China, no se tiene constancia de ningún contagio, pero las autoridades sanitarias locales ya han ordenado que se realizan controles matutinos a los niños cada día, tanto en guarderías como en escuelas de primaria, para estar atento a cualquier síntoma, de acuerdo con 'Shanghai Daily'. Los niños, después de ser examinados, deben seguir pautas higiénicas y lavarse las manos antes de entrar en clase.

El retraso a la hora de informar del brote, que se inició en marzo, ha hecho recordar anteriores crisis sanitarias en el país asiático, como la del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que el Gobierno intentó ocultar en un principio. Las autoridades han negado que el retraso se debiera a un deseo de ocultar información, sino a las dificultades iniciales a la hora de diagnosticar la enfermedad.

Hoy, el ministro de Salud, Chen Zhu, ha declarado que se informará públicamente del avance del brote, para evitar el pánico general, según informa Xinhua.

Ayer, el representante de la OMS en China negó que el virus pueda suponer una amenaza durante los Juegos Olímpicos de agosto. El EV71 puede dejar graves secuelas, y causar meningitis o parálisis en los niños. El periodo de mayores contagios se sitúa entre junio y julio, cuando las temperaturas en el país son altas y el clima húmedo, por lo que se teme que el número de enfermos siga aumentando.