Publicado 25/04/2016 17:17CET

China propone revisiones al controvertido proyecto de ley sobre las ONG

PEKÍN, 25 Abr. (Reuters/EP) -

El Gobierno chino se prepara para aprobar una ley que regula las ONG extranjeras, después de que los parlamentarios hayan recomendado que sea sometida a votación tras la introducción de algunos ajustes a los apartados criticados por gobiernos extranjeros y grupos de la sociedad civil.

El proyecto de ley forma parte de un paquete de medidas, entre las que se encuentra la ley contra el terrorismo y un proyecto de ley sobre seguridad cibernética. Estas propuestas se han presentado en medio de una nueva ola de represión, llevada a cabo por la administración de Xi Jinping contra la disidencia.

Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han instado a las autoridades chinas a revisar la propuesta de ley sobre las ONG. Las versiones anteriores de esta misma ley dieron una amplia libertad a la Policía para regular las actividades y financiación de grupos extranjeros que operaban en el país.

Las críticas han apuntado que la ley era demasiado imprecisa y que podía usarse para limitar de manera severa las actividades de grupos de activismo social y medioambiental, además de afectar también a las organizaciones empresariales y académicas.

Tal y como ha confirmado la agencia oficial Xinhua, de cara a su más que probable aprobación el comité del Congreso Nacional Popular recomendó que la propuesta de ley se sometiera a votación durante una sesión del Comité Permanente del Congreso Nacional Popular, que se reúne de lunes a jueves.

"De momento, los intercambios y la cooperación entre universidades chinas y extranjeras, así como los hospitales y centros de investigación científica tendrán que seguir las regulaciones existentes", ha indicado Xinhua.

La última versión de la propuesta, aunque todavía no se ha hecho pública oficialmente, también elimina el límite establecido de una oficina por ONG. Ahora se permitirá que se abran oficinas de acuerdo a las necesidades operacionales, pero ese número y la localización de las mismas tendrá que ser aprobado por las autoridades. Aun así, se ha impuesto una normativa más rígida sobre las fuentes de financiación, gastos e ingresos.

"Las ONG que incurren en actividades ilegales, como aquellas que promueven la subversión estatal o la división de la nación, serán incluidas en una lista negra y se les prohibirá operar en el país", ha afirmado la agencia.

En China se han llevado a cabo decenas de arrestos contra activistas por los Derechos Humanos y se ha endurecido el control sobre prácticamente todos los aspectos sociales desde 2012, alegando la necesidad de reforzar la seguridad y estabilidad nacionales.

China rechaza de manera sistemática cualquier crítica a su historial sobre Derechos Humanos, alegando que se adhieren al Estado de Derecho.

Para leer más