Actualizado 24/07/2007 12:36 CET

China.- Los servicios de espionaje chinos trabajan para evitar sorpresas desagradables en los JJOO

BEIJING, 24 Jul. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit) -

Los servicios de inteligencia chinos están intensificando su trabajo para asegurarse de que los próximos Juegos Olímpicos no se vean empañados por las actividades de activistas extranjeros.

Según recoge hoy en su web el diario 'South China Morning Post', las agencias de espionaje nacionales tienen en el punto de mira no sólo a grupos conocidos tradicionalmente por sus manifiestos pro Derechos Humanos, sino también a organizaciones cristianas, medioambientales o defensoras de la resolución del conflicto de Darfur.

La recopilación de información se está llevando a cabo tanto en territorio chino como por parte de las misiones diplomáticas establecidas en otros países y se aplicará luego, por ejemplo, a la hora de expender visados.

Y no sólo las opiniones contrarias al Gobierno de Beijing pueden perjudicar la imagen china; también manifestaciones en contra, por ejemplo, de Estados Unidos, podrían arruinar los Juegos, de acuerdo con el diario.

Según señala Scott Kronick, presidente de Ogilvy Public Relations en el país asiático, desde su puesto ha intentado transmitirle a China que más peligrosa que una eventual manifestación para su imagen pública puede ser una incorrecta reacción por parte de los organizadores.

El país asiático, aparte de un hipotético ataque por parte de terroristas islamistas y las protestas de activistas internacionales, se enfrenta a posible erupción durante los Juegos de conflictos internos como el de la represión de la población tibetana, el grupo espiritual Falun Gong o de desempleados y campesinos que han visto confiscadas sus tierras.