China.- El tibetano que deseó larga vida al Dalai Lama es condenado a tres meses por "separatista"

Actualizado 02/11/2007 10:54:43 CET

BEIJING, 2 Nov. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Débora Altit) -

Un nómada tibetano que fue detenido en agosto por desear públicamente larga vida al Dalai Lama y defender su regreso a Tíbet ha sido condenado por separatista, según informa en su web Radio Free Asia (RFA).

Ronggyal Adrak, que ha permanecido detenido desde entonces y cuya pena exacta se hará pública el próximo lunes, declaró ante el juez que la principal razón por la que gritó esta defensa pública del Dalai Lama fue que "no hay nadie en Tíbet que no tenga fe ni sea leal a él y que no desee su vuelta".

"Sin embargo, la propaganda del Gobierno chino dice que los tibetanos dentro de Tíbet no desean encontrarse con él y han perdido su fe en él. Esto no es cierto y no tenemos la libertad para decirlo", agregó Adrak, citado por RFA.

Sus declaraciones no fueron bien tomadas por el juez, quien afirmó que Adrak había cometido un delito "muy grave". De acuerdo con el magistrado, el acusado, que viajó a India (donde estudian sus hijas) para reunirse con el Dalai Lama, regresó a China con intenciones separatistas.

Adrak también fue encontrado culpable de la protesta posterior, en la que participaron un millar de ciudadanos tibetanos pidiendo su liberación.

También esta semana el grupo International Campaign for Tibet acusó a la Policía china de disparar contra una treintena de tibetanos, incluidos religiosos y niños, que intentaban cruzar la frontera con Nepal, en un suceso ocurrido en septiembre pasado. El Ministerio de Exteriores negó los hechos, que calificó de "invento".

El Gobierno chino ha recibido en los últimos meses varios varapalos de la comunidad internacional en su política con respecto a Tíbet, que Beijing considera un asunto de índole interna. El último de ellos fue el encuentro del Dalai Lama con el primer ministro canadiense, reunión que se produjo después de que el líder espiritual tibetano, exiliado desde 1959, recibiera la medalla de oro del Congreso estadounidense este mes y mantuviera un encuentro con la canciller alemana.