Actualizado 09/06/2007 16:59 CET

CIA.- Una investigación policial dice que no hay pruebas de que los aeropuertos británicos fueran utilizados por la CIA

LONDRES, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una investigación de la Asociación de Jefes de la Policía británica (ACPO, por sus siglas en inglés) asegura que no existen pruebas de que los aeropuertos del país hayan sido alguna vez utilizados por la CIA para trasladar prisioneros a cárceles secretas en terceros países.

Esta investigación responde a las denuncias formuladas por el grupo de Derechos Humanos Liberty y un día después de que se hiciera público el denominado 'informe Marty', en el que el Consejo de Europa mantiene que, a través de un acuerdo secreto con fecha de octubre de 2001, "Estados Unidos y sus aliados de la OTAN establecieron el marco jurídico que ha permitido a la CIA encarcelar 'detenidos de gran importancia' en Europa".

Citando fuentes en el anonimato de los servicios de inteligencia americano y de los países a los que alude el texto, el Consejo de Europa sostiene que tanto Polonia como Rumanía "han albergado centros secretos de detención en el marco de un programa especial de la CIA, puesto en marcha por Estados Unidos tras el 11 de Septiembre para matar, capturar o detener supuestos terroristas considerados de gran importancia".

En una carta enviada por Liberty a la ACPO en noviembre de 2005, el grupo aseguraba que hay "verdaderas sospechas de que la CIA está trasladando gente a través de este país para entregarles a las autoridades de terceros países", donde podrían ser sometidos a "tortura en las manos de esas autoridades".

En este sentido, Liberty acusaba a Londres de ensuciarse con la tortura que supuestamente ha sido practicada en las cárceles de la CIA, así como con "encarcelamientos ilegales y secuestros". El jefe de Policía de Manchester, Michael Todd, se comprometió a estudiar el informe que le entregó la organización.

Dieciocho meses después estas denuncias, la APCO ha asegurado haber estudiado el informe de Liberty y que ha llegado a la conclusión de "no hay pruebas de que los aeropuertos británicos fueran utilizados para trasladar gente por la CIA para torturarles en otros países", según informa la cadena de televisión británica BBC.

Sin embargo, la portavoz de Liberty, Shami Chakrabarti, se preguntó si Todd ha leído atentamente el informe que le presentaron, e insistió en que las denuncias de la organización están basadas en "investigaciones creíbles".

En su opinión, "cuando los políticos" tergiversan las cosas es "decepcionante", pero cuando la Policía hace lo mismo "es bastante más peligroso".