Actualizado 14/07/2012 23:05 CET

El CICR reconoce un "conflicto armado interno" en Siria

GINEBRA, 14 Jul. (Reuters/EP) -

Un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha reconocido que en Siria hay un "conflicto armado interno", una guerra civil, lo que podría tener consecuencias con vistas a un futuro procesamiento de los responsables de la violencia.

El portavoz del CICR Hicham Hassan ha señalado expresamente las tres principales zonas de influencia de los rebeldes --Homs, Hama e Idlib-- como los lugares más afectados por la violencia, pero ha reconocido que ésta se ha extendido.

"Hay un conflicto armado no internacional en Siria. No están afectadas todas las zonas, pero no se limita a esas tres regiones, sino que se ha extendido por varias más", ha afirmado Hassan en declaraciones a Reuters. "Eso no significa que todas las zonas del país estén afectadas por las hostilidades", ha matizado.

El CICR es el encargado de velar por el cumplimiento de las Convenciones de Ginebra, las normas internacionales de la guerra, por lo que esta institución es un referente en la clasificación de los conflictos y en el criterio para determinar cuándo la violencia ha alcanzado la escala de conflicto armado.

Las tres condiciones que debe reunir para esta calificación son la intensidad de los combates, su duración y el nivel de organización de los insurgentes que combaten a las fuerzas gubernamentales. Donde no se den estas condiciones se continuará aplicando la normativa de Derechos Humanos convencional, que prohíbe las ejecuciones extrajudiciales o la represión desproporcionada de los actos de protesta.

"El término 'guerra civil', que algunos utilizan como sinónimo de conflicto interno armado o conflicto armado no internacional no tiene significado legal alguno", ha explicado Hassan.

Esta consideración de conflicto armado permitirá que las personas que ordenen o perpetren ataques contra civiles tales como asesinatos, torturas o violaciones o hagan un uso desproporcionado de la fuerza contra las zonas civiles podrían ser imputadas por crímenes de guerra.

El CICR es además la única organización que ha mantenido ininterrumpidamente su presencia en Siria desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Bashar al Assad, en la primavera del año pasado.

Los combatientes implicados en un conflicto armado interno están además obligados a respetar el Derecho Internacional Humanitario, incluidos los artículos pertinentes de las Convenciones de Ginebra de 1949. "Lo importante es que el Derecho Internacional Humanitario se aplica en cualquier lugar de Siria en el que se produzcan hostilidades entre las fuerzas gubernamentales y los grupos de la oposición. Esto incluye, aunque no se limita exclusivamente, a Homs, Idlib y Hama", ha explicado Hassan.

En concreto, condiciona cómo se desarrollan los combates en el sentido de que existe una obligación de proteger a civiles y a ex combatientes que no participen en las hostilidades. Es obligatorio igualmente el trato humano para los heridos y los enfermos y las partes solo podrán atacar objetivos militares.