Actualizado 05/07/2015 12:45 CET

Clara Rojas renuncia a su puesto en la Comisión de Paz del Congreso

BOGOTÁ, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

La diputada del Partido Liberal Clara Rojas ha renunciado a su puesto en la Comisión de Paz del Congreso, después de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dijeran que "no tiene derecho" a ser considerada una víctima.

"Presento mi renuncia por cuanto los hechos sucedidos la semana anterior revisten gran importancia y sus consecuencias derivan en implicaciones personales que afectan a mi familia y a mi condición personal", ha dicho en una carta enviada al Partido Liberal.

Rojas ha explicado que abandona la Comisión de Paz porque no quiere que su "situación personal" afecte "al trabajo que ésta ha venido desarrollando con tanto entusiasmo", según ha informado el diario colombiano 'El Tiempo'.

"No estoy con el ánimo ni el entusiasmo de llevar a cabo la agenda de la Comisión de Paz y me parece una responsabilidad que las personas que están al frente de ello no se vean tampoco afectadas por mi situación personal", ha subrayado.

POLÉMICA SOBRE ROJAS

El Gobierno y las FARC se enzarzaron el pasado miércoles en una inusual pelea en pleno proceso de paz sobre la condición de víctima del conflicto de Rojas, que estuvo varios años secuestrada por la guerrilla y que incluso llegó a dar a luz en cautiverio.

El motivo de esta controversia es un texto difundido por las FARC en el que relata el secuestro y las condiciones de cautiverio de Rojas, que fue capturada en 2002 junto a la entonces candidata presidencial Ingrid Betancur y recuperó la libertad en 2008.

La guerrilla sostiene que Rojas "no tiene derecho" a recibir la denominación de víctima porque, mientras que Betancur fue secuestrada, ella decidió quedarse de forma voluntaria y durante su cautiverio se enamoró y quedó embarazada de un guerrillero.

Las FARC han asegurado que, desde que dio a luz, Rojas intentó dañar al bebé, hasta el punto de que tuvieron que separale de ella y más adelante, cuando el acoso del Ejército era excesivo, tuvieron que dejárselo a una familia campesina.

La delegación del Gobierno en el proceso de paz ha expresado, a través de un comunicado, "su más enérgica protesta" por la difusión de este artículo contra Rojas al considerar que "viola su dignidad como persona y como mujer".

"Es una muestra de desprecio a una víctima que sufrió durante varios años el secuestro a manos de las FARC y, por tanto, se exige de este grupo claridad sobre su sinceridad al acordar principios de reconocimiento y responsabilidad frente a las víctimas", ha dicho.

Para leer más